La segunda edición del Fórum Gastronómico realizada en A Coruña cerraba el pasado martes tres exitosas jornadas en las que el evento consiguió reunir a más de 23.000 visitantes. De este modo, el Fórum se consolida como una de las grandes citas de la gastronomía a nivel nacional.

Se trata, pues, de un punto de encuentro entre consumidores y vendedores, pero también -y si cabe lo más importante- la ocasión perfecta para crear lazos entre diferentes profesionales de la hostelería (productores, distribuidores, cocineros, dueños de restaurantes...). Una gran oportunidad de aprender más sobre el sector, y de poner en común propuestas y diferentes puntos de vista.

Anuncios
Anuncios

La presente edición se realizó entre el 15 y el 17 de marzo, en el ExpoCoruña, donde se dieron cita grandes personalidades del panorama gastronómico a nivel nacional e internacional, como por ejemplo Pepe Solla (Grupo Gastronómico Galicia-Nove), Jordi Roca, Yayo Daporta (estrella Michelin más joven de Galicia), David García (ganador de Top Chef) o el famoso carnicero francés Yves-Marie Le Bourdonnec.

El encuentro estuvo marcado por la variedad de productos, entre los que sin duda triunfaron los autóctonos de Galicia (quesos, productos del mar, vinos...), y de actividades (entregas de premios, charlas, talleres, catas, elaboración de recetas en directo).

En definitiva, un gran trabajo realizado por la organización, que consiguió crear una sensación de equilibrio entre cantidad y calidad.

Anuncios

No era fácil, al tratarse de varios días, y mucha gente para un espacio grande pero no infinito.

Balance Positivo

En las diferentes ocasiones en las que la organización se dirigió a la prensa para hacer declaraciones, las opiniones siempre fueron positivas. Por ejemplo, Jaume Von Arend, codirector del Fórum, no dudaba esta mañana en recalcar, durante la rueda de prensa que daba por concluido el Fórum, el éxito que, según él, el evento había cosechado. "Buenas cifras, buen ambiente, buenas ventas por parte de los expositores y ganas de volver", así concluía el catalán su balance.