Disfrutar una comida paradisiaca es uno de los mejores regalos que te puedes dar en este inicio de año. Los crustáceos son una delicia que puedes disfrutar con tu familia en la mesa sin gastar mucho dinero. Este deleite del mar es una excelente opción para disfrutar de una buena cena.

Aunque extraer la carne cubierta por el caparazón puede ser tarea lenta, bien vale la pena esperar. Estos exquisitos manjares se cuentan entre los alimentos más completos. El cangrejo, por ejemplo, proporciona nutrientes como fósforo y potasio, minerales que mejoran la circulación y absorben las grasas. Uno de los tipos más conocidos es el cangrejo de río, también llamado americano; se caracteriza por el color rojo quemado de su caparazón.

Anuncios
Anuncios

Este crustáceo de agua dulce es uno de los más apreciados en la gastronomía internacional.

Por otro lado, la jaiba es protagonista en la cocina mexicana, pues es muy solicitada en las zonas costeras. Resulta uno de los mayores deleites que la comida marina nos ofrece.

Cangrejos al vapor

Para 4 personas

Preparación: 30 minutos

Tiempo de cocción: 8 a 10 minutos

  • 8 hojas de parra u hojas santas
  • 4 cangrejos de río

  1. Forra con las hojas el interior de una vaporera de bambú.
  2. En juaga los cangrejos y acomódalos en la vaporera. Cierra el recipiente y colócalo sobre un wok o una cacerola de acero inoxidable, con agua hirviendo.
  3. Cuando los cangrejos tomen un color rojo intenso, retíralos de la vaporera y déjalos enfriar.
  4. Retira las hojas y sírvelos a temperatura ambiente.

Aderezos para acompañar

Salsa oriental

  • 120 ml de salsa de soya clara
  • 1 limón
  • 30 g de jengibre recién rallado
  • 1 pizca de pimienta de cayena
  • 1 cucharadita de azúcar

  1. Mezcla todos los ingredientes en un recipiente en un recipiente y bate.
  2. Deja reposar 10 minutos.

Salsa de perejil

  • 1 manojo de perejil
  • 2 limones reales (jugo y cáscara)
  • ¼ cucharadita de sal
  • 1 pizca de pimienta
  • 4 cucharadas de aceite de oliva

  1. Mezcla todos los ingredientes salvo el aceite, en la licuadora.
  2. Con la licuadora encendida, agrega poco a poco el aceite, para formar emulsión.