En dos empresas de Sant Adrià de Besòs y Badalona han sido inmovilizados por la Guardia Civil 26 mil kilos de carne cuya elaboración proviene del centro de Europa. Su destino era la preparación de Döner Kebab, comida turca de gran éxito también en nuestro país en los últimos años. Esta carne carecía de registro sanitario y no había pasado ningún control.

En octubre en un informe de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), constaba que uno de los ingredientes que se detectaron en los kebab de ternera era carne de caballo, también se detectaron porcentajes de carne de pollo o pavo. Para esta investigación se analizaron 25 unidades de kebabs adquiridos en establecimientos de comida rápida en la comunidad de Madrid.

Anuncios
Anuncios

Aunque legalmente no se puede considerar fraude, al no alcanzar cada uno de estos tipos de carne el porcentaje máximo establecido por la Unión Europea, sí podemos hablar de un engaño económico y de calidad. En seis de estos 25 casos analizados, había hasta un 60% de carne de pollo, cuando como indicamos anteriormente, se vendían como carne de ternera. También este informe habla de una higiene deficiente en once de estos productos.

La Guardia Civil, además de realizar inspecciones para detectar si el kebab cumple los requisitos sanitarios, también ha encontrado a personas trabajando en situación irregular y sin contratos laborales en dos empresas de Montcada i Reixac y en La Garriga (Barcelona), por lo que los administradores de dichas empresas han sido acusados de delitos contra los derechos de los trabajadores.

Anuncios

En estas fechas navideñas la Guardia Civil refuerza los controles de alimentos. Se han realizado 2 mil 450 inspecciones tanto en comercio como en distribución y almacenaje. Han participado más de 7 mil agentes en todo el territorio nacional y con la cooperación de diferentes Ministerios como el de alimentación, medio ambiente, consumo, etc., con un saldo de 26 detenidos hasta el momento. En estos controles se supervisan productos no etiquetados, falsas denominaciones de origen, fechas de caducidad manipuladas, alimentos sin control sanitario y conservación de carnes y mariscos en almacenes clandestinos, rompiendo la cadena de frío en algunos casos. Se han inmovilizado 600 toneladas de alimentos y 500 mil litros de bebidas destinadas a su comercialización y consumo en estas Navidades.

Desde el Ministerio del Interior de España aconsejan a los consumidores que en estas fechas sigan comprando en sus establecimientos habituales, revisen siempre la fecha de caducidad y en el caso de detectar alguna irregularidad en la fabricación, distribución o comercialización de algún producto, pónganlo en conocimiento de la Guardia Civil en el 062. #Trabajo