Los Verdes alemanes se convierten en la esperanza para la #Unión Europea y aquellos movimientos y miembros de la sociedad contrarios al apoyo a los tratados transatlánticos CETA y TTIP debido a unas declaraciones que han hecho algunos de sus miembros al Rheinische Post.

A pesar del movimiento de algunas organizaciones como We Move Europe (Movemos Europa) o Stop TTIP (que han recogido aproximadamente 3 millones y medio de firmas en toda Europa contra el CETA y TTIP) se puede producir todavía la implantación de ambos tratados comerciales con Canadá y Estados Unidos, respectivamente. Estas organizaciones tratan de hacer presión al Parlamento Europeo y a los parlamentos nacionales a través de acciones que se basan, sobre todo, en la recogida de firmas o la convocatoria de manifestaciones simultáneas en toda Europa.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, antes de que sean aceptados, ambos tratados deben pasar el filtro de los parlamentos de cada uno de los Estados Miembros de Europa. La esperanza de los países de la Unión Europea está puesta, sobre todo, en parlamentos como el de Luxemburgo y en la Cámara Baja –Bundesrat- alemana. Ahí es donde existe una mayoría de representantes de los Verdes Alemanes que en gobiernos propios o en coalición con otros partidos se oponen a la ratificación de unos tratados que serían lesivos para la salud humana y ecológica del continente europeo. Por estos motivos Los Verdes alemanes se niegan a ratificar en el Bundesrat dichos acuerdos, ya que tener influencia en la representación de 10 de los 16 Estados que forman parte de dicha Cámara, encargada de aprobar o rechazar los acuerdos a los que se llega en el Bundestag (Parlamento Alemán).

Anuncios

En una entrevista hecha por el Rheinische Post, el diputado Jürgen Trittin afirmó que CETA es un mal acuerdo que tiene claros privilegios para las grandes empresas y prevé un debilitamiento de los derechos del consumidor. “Tal acuerdo no debería ser aplicado ni de forma provisional, ni de forma definitiva”, afirmó Trittin. Asimismo, el ministro de Medio Ambiente de Schleswig-Holstein, Robert Habeck, ve el tratado como algo crítico. Tanto el CETA como el TTIP con Estados Unidos ponen en peligro los derechos de los ciudadanos en la Unión Europea.

.