¿Quién es la guapa nueva alcaldesa de Roma? Virginia Raggi (Roma, 1978) se ha convertido en la primera mujer alcaldesa de toda la historia de la capital de Italia, y se impuso casi por el doble al izquierdista Roberto Giachetti, candidato del actual primer ministro italiano. Tanto en Roma como en Turín el partido antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S) ha dado una paliza al Partido Democrático (PD) en las últimas #Elecciones municipales.

Virginia Raggi, de 37 años y madre de un niño, es abogado especializada en derechos de autor, propiedad intelectual y nuevas tecnologías. En el 2011 fundó el Movimiento 5 Estrellas junto al cómico Beppe Grillo como el partido "contra la casta" de antiguos políticos cubiertos por la corrupción.

Anuncios
Anuncios

Raggi fue elegida concejala por Roma entre 2013 y 2015. Tuvo que retirarse de sus funciones al ser disuelto el consistorio por un escándalo de corrupción donde se vio implicado el ex alcalde Ignazio Marino, del Partido Democrático de Italia.

Pese a la falta de experiencia en política de Raggi, usado como punto débil por sus adversarios para sus ataques, la nueva edil se ha defendido contestando que "fueron los especialistas quienes se han comido Roma". Es su discurso sencillo y eficaz con el que ha logrado ganarse a todos los ciudadanos de Roma. Conduce una bicicleta y les habla a los votantes como una madre más que no desea vivir en el estado indecoroso en el que se encuentra la ciudad.

La victoria de Raggi se ha producido, además, por el debilitamiento de la situación política con la derecha dividida y el Partido Democrático poco convencido y golpeado por escándalos de corrupción.

Anuncios

En el caso de Roma, el divorcio entre Renzi y su electorado se desmoronó hace un año atrás cuando abandonó a Marino, quien se enfrentó solo a las amenazas por la Mafia Capital, un conglomerado de corrupción entre políticos, empresarios, funcionarios y capos del crimen organizado.

La creciente desafección política tras la segunda vuelta de las municipales, demuestra la profundas distancia entre los ciudadanos y su clase política tradicional, y en esa distancia, la que más convence, hasta el minuto, es la nueva alcaldesa Raggi.