El Brexit, formado por la unión de Britain+Exit, es el término que se ha acuñado para definir la hipotética salida de Reino Unido de la #Unión Europea. El próximo 23 de junio, se decidirá en referéndum la continuación o la ruptura con el bloque europeo. Los británicos pertenecen a la UE desde 1973, si bien no habían adoptado el sistema de moneda única.

Durante los últimos años, en el país británico, había ido forjándose y creciendo una corriente separatista de Europa, hasta el punto que el partido independentista (UK Independence Party) presionó a Cameron para convocar un referéndum en caso de salir reelegido en los últimos comicios, como así fue.

Anuncios
Anuncios

Los resultados de la votación son concluyentes, por lo que si gana el Brexit, Reino Unido iniciará los trámites de separación, iniciándose un plazo de negociaciones de dos años. Durante ese tiempo, se acordarán los nuevos convenios que regirán las relaciones entre la Unión Europea y el país saliente. Las últimas estadísticas arrojan unos datos bastante reñidos, con un 38% a favor de mantenerse dentro del bloque, frente a un 35% a favor de desvincularse y un 27% de abstenciones que serán los que inclinen la balanza a un lado a otro, finalmente.

Las imposiciones de Reino Unido para quedarse

Para continuar en la Unión Europea, Reino Unido exije:

  • Ausencia de presión por parte del bloque para aportar una mayor integración y compromiso político.

  • Restringir los subsidios a los trabajadores comunitarios con más de 4 años cotizados.

  • Limitar las prestaciones por descendiente a los comunitarios.

  • Tener la capacidad de retrasar unilateral los convenios europeos que afecten a la City (área de negocios de Reino Unido)

Si la Unión Europea acepta, Reino Unido disfrutaría de mayores ventajas frente al resto de sus socios comunitarios y le colocaría en una posición privilegiada.

Anuncios

La aportación de Reino Unido a la tesorería de la UE está calculado sobre los 15.700 millones de euros. Por su parte, la UE, principal socio comercial de las islas, aporta más de 500.000 millones a las arcas británicas.

¿Cómo afectaría su marcha?

Según los economistas, la más damnificada a corto y medio plazo, sería la propia economía británica, que vería ralentizado su crecimiento. Como consecuencia, los mercados europeos también se verían afectados, aunque de forma más moderada.

Con el estancamiento económico británico, se depreciaría la libra. Las empresas europeas, pero con negocios en Reino Unido, serían las más perjudicadas. A su vez, los inversores buscarán otras divisas, por lo menos a corto plazo, hasta que se estabilice la moneda. La inestabilidad de la bolsa podrá suavizarse con transparencia y una buena comunicación del plan acordado para mantener las relaciones fuera del grupo entre ambas partes.

¿Y en España?

Los efectos que la marcha de Reino Unido tendrá en la economía europea parecen evidentes, pero las pregunta es si los resultados de este referéndum tendrán consecuencias en las elecciones nacionales que se celebran en nuestro país tres días después.

Anuncios

Con la salida de uno de los miembros más importantes de la Unión Europea, parece que el bloque comunitario se debilita. La posición europeísta que defiende algunos partidos en su campaña frente a otros, con una postura más tibia y cercana al Brexit, parece perder fuerza como argumento para reclamar el voto.

Ahí dejo la pregunta: el referéndum del Brexit, ¿influirá en el 26J? #Angela Merkel #La economía hoy