Al nombre de Salvador Giménez Valls, responde un obispo conocido de la localidad de Lleida. Recientemente, firmó un decreto en el cual, se hace exigencia a todos los sacerdotes de la diócesis, religiosos e incluso voluntarios, que cooperen entregando el Certificado Negativo del Registro Central de Delincuentes Sexuales. Así informaban diversos medios de comunicación entre ellos Europa Press quienes obtuvieron la información en primicia por el obispado.

El plazo que otorga la diócesis para la entrega, es hasta el próximo mes de septiembre. Cuentan con que este delicado proceso, podría afectar aproximadamente a 80 curas, así como a un mínimo de otras 500 personas más, incluyéndose el prelado.

Anuncios
Anuncios

El decreto publicado en internet ofrecido por el obispado dice así: ‘’Se decreta que, en todas las parroquias, delegaciones, así como comunidades, se deba obtener un certificado negativo del ‘’Registro Central de Delincuentes Sexuales’’ a cualquier profesional o voluntario que realiza activamente tareas pastorales y esté en pleno contacto con menores, (presbíteros, religiosos y laicos)’’.

El señor Salvador, ha recordado en dicho decreto, la Ley 20/2015 que protege a la infancia y la adolescencia. Afirmando en su recordatorio que es aplicable en todas las actividades con menores de edad, niños y/o adolescentes que están entre las edades que comprenden los de 0 a 17 años. Especificando así, que esto puede afectar a las actividades en las parroquias, delegaciones diocesanas y las comunidades.

Anuncios

El plazo es bastante generoso teniendo en cuenta su delicadeza, hasta el próximo mes de septiembre, todos tendrán la posibilidad de entregar a tiempo su informe. Todas las parroquias, delegaciones u otros servicios pastorales, lo deberán hacer sin lugar a negación, llevándolo a la Secretaria General del Obispado, y allí se hará efectiva la petición en conjunto, del Certificado Negativo del Registro Central de Delincuentes Sexuales, siempre y cuando, no existan anomalías y/o antecedentes al respecto. #Religión #Iglesia católica #Sexualidad