El pasado jueves 28 de abril, la Comisión Europea lanzó un ultimátum, en forma de dictamen motivado, al Gobierno español para que tome medidas para proteger el Parque Nacional de Doñana ( Almonte, Huelva). El dictamen, se encuadra en la segunda fase del procedimiento de infracción que se abrió contra España en octubre de 2014 por este motivo.

Este procedimiento se inició a partir de una queja presentada por la World Wide Fun For Nature (WWF), una de las mayores organizaciones internacionales no gubernamentales, para la conservación de la naturaleza, (cuya sección en España es WWF/España). La ONG denunció el mal estado del acuífero de Doñana, por su aprovechamiento abusivo por parte de los agricultores de la zona en la extracción de sus aguas, así como que con ello se estaban vulnerando dos directivas europeas: la Directiva de Hábitats y la Directiva Marco, que exige aplicar medidas básicas de gestión de la demanda del agua.

Anuncios
Anuncios

Con esta última advertencia, Bruselas da dos meses al Gobierno para que actúe eficazmente y con urgencia sobre este espacio natural, ya que como consecuencia de la actividad turística y del regadío se está deteriorando, lo que en palabras del secretario general WWF/ España, Juan Carlos del Olmo, "No sólo supone un riesgo para los ecosistemas de este espacio Patrimonio de la Humanidad, sino que también lo es para los pueblos y fincas que se abastecen de él".

La Comisión advierte además, que si pasados dos meses, el Gobierno no corrige la situación, podrá llevar el caso ante el Tribunal de Justicia de la #Unión Europea. Aunque ya el Gobierno alegó como medidas el Plan Hidrológico del Guadalquivir (Estatal) y el Plan Especial de Ordenación de Regadíos de la Corona Norte Forestal de Doñana, conocido como el Plan de la Fresa (Andaluz), la Comisión sostiene que no ofrecen suficientes soluciones para resolver el problema.

Anuncios

Esto llega en un momento político crítico para España, ya que se encuentra en una situación de desgobierno, con un gobierno en funciones durante ya 101 días desde que se celebraron elecciones, y con la convocatoria de unas nuevas elecciones para dentro de dos meses, justo cuando la Comisión Europea exige cumplir este dictamen.  #Ecología #Calidad de vida