Una nueva advertencia del autodenominado “#Estado Islámico está haciendo que las redes sociales e #Internet se conviertan, de nuevo, en un hervidero. Mientras continúan llegando amenazas constantes y reiteradas por parte del #Terrorismo yihadista, y muchas ciudades están siendo sacudidas por la extrema violencia del terror y teñidas por el rojo de la sangre de cientos de inocentes, Europa parece no estar reaccionando a la amenaza, muy real y tangible, que esto representa. En su último mensaje, cuyo punto de mira señala clara y directamente hacia los países occidentales europeos, el autodenominado “Estado Islámico” es claro y rotundo: “Prometemos días negros a todas las naciones “cruzadas” aliadas en su guerra contra el Estado Islámico, en respuesta a sus agresiones contra nosotros, y lo que está por venir será más devastador y amargo con el permiso de Alá”.

Anuncios
Anuncios

Entretanto, algunos políticos ya se han pronunciado al respecto, denunciando el hecho de que la respuesta de Europa ante tales amenazas está siendo, hasta ahora, bastante laxa.

Así lo ha denunciado hoy Inma Seguí, la representante de VOX

En la red social “Twitter”, que incluye una captura de imagen perteneciente a la revista propagandística de los terroristas del yihad, donde se da relevancia a las últimas actuaciones de los “soldados del Estado Islámico”, donde se atribuyen los últimos atentados que están sacudiendo a Europa, mientras -palabras textuales- algunos "siguen poniendo velitas y flores", según informa "gaceta.es".

Se trata, pues, de una advertencia que no debiera tomarse a la ligera, viendo el tinte que están adquiriendo los últimos acontecimientos en tierras de la Europa occidental, sobre todo teniendo en cuenta que son ya muchas las voces de quienes están advirtiendo que con el terrorismo no se juega.

Anuncios

A fecha de hoy, aún quedan muchas incógnitas por desvelar, sobre todo en lo referente a los planes de la organización en cuanto a perpetrar un atentado en una o varias centrales nucleares. Si este eventual escenario llegase a producirse, los daños a nivel europeo, y quizá mundial, podrían ser irreparables.