Apenas hace siete meses se especulaba con una posible salida de Grecia de la Unión Europea debido a las dificultades de negociación entre su gobierno y los pesos pesados de la zona común. Tras estos meses nos encontramos en un escenario similar, lo único que cambia esta vez es el país con el que se especula, Gran Bretaña

¿De dónde vienen todas estas especulaciones? Viajemos en el tiempo a las elecciones británicas de mayo de 2015, cuando David Cameron se presentaba para ser reelegido para gobernar otros cinco años más frente a la ciudadanía británica. Entre las medidas de su programa, y a pesar de las discrepancias dentro de su propio partido, destacaba una de ellas: convocar un #Referéndum respecto a su permanencia o no en la #Unión Europea.

Anuncios
Anuncios

Este podría celebrarse el 23 de junio, un mes y medio después de las elecciones a la alcaldía de Londres y al Parlamento escocés. 

Con el Grexit en plenas negociaciones y el Brexit en un futuro no muy lejano, desde Bruselas se empezaban a inquietar, comenzaban los nervios de que la situación se iba de las manos. El primer ‘exit’ se saldó con un ‘entry’ tras duras negociaciones. ¿Cómo acabará el nuevo ‘exit’ que se abre? 

Las negociaciones para que el segundo ‘entry’ se produzca comenzaron hace unas semanas. Cameron fue claro ante Burselas: poder negar determinadas ayudas públicas a los inmigrantes europeos hasta que hayan cotizado cuatro años. Esta petición choca directamente con dos principios del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea: Artículo 10, “[…] la Unión tratará de luchar contra toda discriminación por razón de sexo, raza u origen étnico, religión, […]”; Título IV, relativo a la “libre circulación de personas, servicios y capitales”.

Anuncios

¿Ceder y modificar el Tratado que puso en marcha el proyecto político o aceptar el Brexit? 

La situación es delicada y esto bien lo sabe Bruselas, por ello, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, sabiendo el rechazo que tiene la petición de Cameron entre los demás socios, está tratando de llegar a un acuerdo con Cameron sin que sea un peligro para la convivencia de todos. Una primer medida que pudiera medir en acercamiento fue la propuesta por Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión, que consiste en posibilidad de negar ayudar públicas provisionales a los trabajadores de otros países si estas suponen una carga inaceptable para el Estado de bienestar del país. Para Cameron, se trata de un progreso en las negociaciones pero insuficiente y lejos de parecerle buena y acercarse a lo que él propone. 

Habrá que esperar a los próximos días para conocer nuevas datos de negociaciones y posibles acercamientos o distanciamientos. #Crisis