Esta historia no va a dejar indiferente a nadie. ¿Qué harías si tu padre falleciese y tú encontrases fotos suyas utilizadas para publicidad contra el tabaco? Pues esa es la pesadilla que vive una familia desde hace unos años.

Patrick Jacquemyn era de nacionalidad belga y vivía aquí en España con su familia. Falleció el último mes de 2010 a causa de un linfoma en fase avanzado en el IVO (Instituto Valenciano de Oncología). Sus hijas y su esposa, como amigos y otros familiares, estaban destrozados por su pérdida. En el historial médico de Patrick también se informaba que tenía varias enfermedades, una de ellas causada por su adicción al tabaco.

Anuncios
Anuncios

Parece una historia normal hasta que su hija, estando un día en el bar con amigos, al ir a la barra se encontró un paquete de tabaco con la fotografía de su padre. Rápidamente apartó la mirada, pero no pudo evitarlo y volvió a mirar para ver si eran imaginaciones suyas, el hombre de la foto era idéntico a su padre.

Pero no quedó ahí, su hermana, mientras buscaba imágenes para añadir a un documento que estaba preparando, entró a una web médica y se encontró la foto de su padre, intubado e inconsciente. Empezaron a calcular fechas y, por cómo era la foto, ya que veían claramente que esa foto se hizo cuando su padre estuvo en coma, supieron que esa foto fue tomada en un hospital de Barcelona.

Esas fotografías jamás fueron autorizadas por la familia ni por Patrick Jacquemyn. “Mi padre nunca autorizó que se le hicieran fotos”, decía María.

Anuncios

Después de ver todo esto, la familia comprendió que debían hacer algo y buscar apoyo para conseguir que esta ilegalidad se acabase.

La familia fue asesorada por Jesús Soler, abogado y experto en derechos de imagen y protección de datos. Les aconsejó de debían demandar a la #Unión Europea, porque es quien hace las propuestas de imágenes que deben salir en los paquetes de tabaco de toda Europa. Así lo hicieron, la demanda está interpuesta por “vulneración del derecho fundamental al honor, a la intimidad personal y a la propia imagen”. Aunque el tribunal de Cataluña dictó que faltaban competencias y archivó el caso.

Llevaron el caso al Tribunal de Justicia de la Unión Europea y en septiembre de 2015 lo desestimaron. En noviembre de ese mismo año, toda la familia presentó un recurso. La UE niega todo lo sucedido. La familia tiene el testimonio de un fisionomista forense que, después de contrastar fotografías, ha afirmado que el hombre de la foto es Patrick.

Ahora a la familia le toca seguir luchando y esperar a que se haga justicia por su padre y sus derechos.