Los delitos cometidos por miles de hombres en Colonia, la pasada nochevieja, encendió la alarma. Las opiniones se reparten en dos: algunos esgrimen preocupación, otros aprovechan para aventurar su vena xenófoba.

José Comas es periodista, ha vivido varios años en Berlín y aunque actualmente reside entre España y Alemania conoce en profundidad la idiosincrasia germana.

“La sociedad alemana ha sido históricamente abierta con el inmigrante. Alemania es de los países europeos con mayor número de inmigrantes. El alemán, por lo general es una persona abierta, viajada con interés por aprender otros idiomas, que le gusta mucho la comida de otros países.

Anuncios
Anuncios

Eso hace que sea receptivo a la hora de convivir con gente de otras culturas. Sin embargo, en los últimos años existe una corriente racista que cada día tiene más apoyo y notoriedad. El mensaje de que los inmigrantes llegan a Alemania para gorronear las ayudas sociales que proporciona el Estado ha calado. Los alemanes lo llaman Turismo social. Debido a la crisis económica son muchos los inmigrantes que aterrizan en Alemania y buscan en seguida ayudas estatales. Las plataformas de extrema derecha xenófobas poco a poco se han ido haciendo fuertes. En mi opinión, buena culpa de este sentimiento xenófobo, que ha aumentado, lo tiene Ángela Merkel. Es verdad que ha dado el visto bueno para la acogida de refugiados, pero a lo largo de estos años ha lanzado mensajes peligrosos. Ha transmitido un mensaje a la sociedad alemana de que en los países del sur de Europa son poco trabajadores.

Anuncios

Eso hace que la gente prejuzgue a los inmigrantes y los vea como aprovechados y no como personas que vienen a intentar ganarse la vida trabajando.”

Consultado sobre las diferencias que pudieran existir entre inmigrantes, explica “el trato a los refugiados es distinto que a otros inmigrantes porque llegan de la guerra y eso despierta más compasión y solidaridad. Me cuentan que hay gente implicadísima que ayuda todos los días, cocinando, enseñando alemán, con la burocracia. Para los reacios, en cambio, su llegada es la gota que colma el vaso.”

Desde un comienzo, cuando la policía descubrió que no eran hechos aislados, que existe la hipótesis de que pudiera haber sido algo armado por movimientos anti refugiados. “Sobre lo del acoso sí que tengo sospechas de que puede ser algo orquestado. Las asociaciones racistas son cada vez más organizadas y tienen más miembros. No es descabellado pensar que todo sea una estrategia para crear alarma y rechazo hacia los refugiados. Resulta increíble que haya habido tantas denuncias de acoso sexual al mismo tiempo en distintas ciudades.

Anuncios

Alemania siempre ha estado plagada de inmigrantes, muchos de ellos africanos. Y nunca ha ocurrido algo semejante. Las teorías sobre que es algo orquestado están a la orden del día. Una chica con la que hablé baraja que incluso podía ser algo organizado por el ISIS y no la extrema derecha, para crear un conflicto grande en un país enemigo.”

José Comas acaba de regresar de Berlín esta semana, cuenta que no ha notado más temor en las mujeres. Según una encuesta recientemente publicada, menos del 40 % de las mujeres consultadas evita aglomeraciones desde lo sucedido en Colonia. #Angela Merkel #Denuncia