Este sábado ha tenido lugar una #Manifestación pacífica en Calais que ha desembocado en un intento por acceder a un ferry que partía hacia el Reino Unido. Convocada por asociaciones y ONG’s de apoyo a los inmigrantes ilegales de la “Jungla”, el área donde miles de inmigrantes ilegales aguardan una oportunidad para cruzar al Reino Unido. Juntos, inmigrantes, miembros de asociaciones y ciudadanos franceses y europeos recorrieron las calles de Calais para manifestar su apoyo a estos, con el único propósito que se les permita viajar al Reino Unido y reunirse con sus familiares que ya cuentan con un permiso legal de residencia.

Bajo pancartas de “Refugiados bienvenidos”o “Abrid las fronteras, dejarles entrar” han denunciado la pasividad de las autoridades francesas ante la angustiosa situación de miles de inmigrantes que no pueden regresar a sus países por la guerra que tiene lugar en sus países.

Anuncios
Anuncios

Sólo reclaman poder cruzar el Canal para poder reunirse con los suyos. Algunos de ellos llevan años aguardando ansiosamente una oportunidad para reunirse con los suyos para llegar a un país que ha endurecido recientemente las condiciones de residencia para los inmigrantes.

En la manifestación han participado políticos como la Eurodiputada ecologista Karima Delli o un antiguo candidato a la presidencia de la República Francesa, Philippe Poutou. Esto denota una creciente sensibilización de la sociedad francesa ante el drama de los inmigrantes, pero a la vez supone una denuncia de las connotaciones políticas que el proceso migratorio puede tener en las instituciones europeas.

La manifestación derivó según fuentes de la Prefectura de Pas-de-Calais, en altercados  tanto en el centro de la ciudad como en los alrededores del puerto donde un grupo de 500 inmigrantes llegaron a romper el cordón de seguridad policial para subir a un ferry con destino al Reino Unido y que no pudo partir. Hasta esa misma noche los inmigrantes no pudieron ser desalojados de las instalaciones e incluso algunas fuentes anunciaron el fallecimiento de un inmigrante, pero este extremo fue posteriormente desmentido por la Prefectura. #Inmigración #Derechos Humanos