“Cuatro millones de refugiados (de una población de 507 millones) que no tienen casa, personas que huyen de un país como Siria [VIDEO]que está como acabó la Segunda Guerra Mundial en Europa; una cifra que es totalmente asumible si se hiciera de manera organizada y colectiva”. El catedrático de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria Lucas Andrés Pérez Martín sostiene que la #Inmigración es “uno de los grandes caballos de batalla y de fracaso que ha vivido la #Unión Europea”.

El también secretario general del Consejo Canario del Movimiento Europeo apunta que aunque la Unión Europea ha actuado ante esta crisis, se le debe “exigir más”.

Anuncios
Anuncios

“Tienen que poner de su parte; los europeístas exigimos mucho más. Es cierto que no hay ninguna organización que vaya a acoger como va a hacerlo la Unión Europea, pero no es suficiente. Las medidas deberían de aplicarse ya”, apunta el catedrático, que da el ejemplo de 2013, cuando “solo se acogieron en España a 525 personas, un 1%, una cifra irrisoria”. “España debía de haber empezado ya. Si después pides ayuda, ayuda tú desde ya, de eso se trata la solidaridad”, argumenta.

Una situación que se da en otros ámbitos de la UE. “Tenemos una crisis de deuda privada y pública, pero ha habido un exceso de austeridad”, apunta el docente. “Las épocas de crisis siempre son de retraerse: las personas, los ciudadanos, y las tortugas, cuando les va mal, se meten en su caparazón; y con los países sucede igual, se preocupan de lo suyo, y hablarles de solidaridad, de perdonar deudas, es muy complicado”, apunta, y continúa: “Por ejemplo, pedirle solidaridad a Alemania con un país cualquiera que tenga deudas...”.

Anuncios

Así, detalla el caso de cómo España ha considerado “una línea roja” en su reforma laboral los minijobs, pero después “pide ayuda para que financie nuestra deuda a un país como Alemania con cuatro millones de minijobs”.

Ante esta situación, el catedrático considera que falta “un verdadero empuje europeísta por parte de los líderes”. “Hay que saber que es necesario renunciar a lo propio para mejorar en lo común. Si yo pido que monotoricen mi deuda, tendré que admitir que controlen mi presupuesto. Falta un proyecto en común europeísta, que no ponga en duda cosas que son esenciales como Schengen, esencia de la mejora social y de la conciencia colectiva y económica de Europa”.

“Los europeistas esperamos que se reaccione ante los retos de la UE de la mejor manera porque los últimos diez años han sido muy duros”, añade Pérez Martín. Uno de esos retos es la situación que queda tras atentados como los de París. “Creo que estos atentados nos unen, pues la cooperación entre países ha sido entregada y absoluta.

Anuncios

Bélgica ha hecho lo que Francia le pedía, España se ha puesto a su disposición... Pero une en la primera reacción, cuando nos tendría que unir convencidos”, agrega. “Existen tres circunstancias: represión, perseguir a quienes los han cometido; prevención, donde la UE suele estar unida, y educación a largo plazo, una linea común en la que los dirigentes fallan”, concluye.