Cuando vamos al cine, siempre buscamos aquellas películas etiquetadas como “últimos estrenos”. Pocas veces nos paramos a pensar que aquello que el director nos desea transmitir, es en realidad tan antiguo que incluso nuestros tatarabuelos recibían el mito por parte de sus padres a los cuales se lo habían endosado sus abuelos.

Estas navidades, uno de estos novedosos estrenos ha sido Krampus: Maldita navidad, un filme donde una familia intenta escapar del demonio de la #Navidad y de sus secuaces. Pero, ¿Dónde tiene su origen esta terrorífica leyenda? Que mejor fecha para conocerla que esta, la dulce navidad, esa época mágica del año en la que los más pequeños, anhelan la llegada del bondadoso Santa Claus, ¿He dicho bondadoso? Pues quizá no penséis lo mismo después de conocer su cara oculta.

Anuncios
Anuncios

Krampus es una criatura cuyo origen se encuentra en el folklore de los países alpinos. Cuenta la leyenda, que se trata de un demonio con aspecto de cabrito, cuernos y una lengua que por su longitud resulta imposible de mantener oculta en la cavidad bucal. Su misión es llevarse a aquellos niños que, omitiendo el patrón de buena conducta para ser recompensados, han sido malos y desobedientes. Este monstruo, no trabaja por cuenta por propia, pues es un sirviente del mismísimo Santa Claus, el cual, entrega una lista al Krampus con todos esos nombres de niños malos que tienen que desaparecer del mapa, y si desaparecen, es para siempre.

La figura del Krampus, fue condenada por la iglesia católica por ser considerado un demonio pagano. No fue hasta finales del siglo XX, cuando en las fiestas de disfraces y reuniones locales se recuperó la figura de este ser.

Anuncios

Jóvenes de muchas partes del norte de Europa, se disfrazan en homenaje al Krampus y salen a la calle para asustar a los más pequeños.

En Austria, a la noche buena se la conoce como “La noche del Krampus” y para los locales, es todo un ritual, pues los adultos se visten con disfraces que fácilmente superan los 50 kilos de peso y armados con antorchas realizan un recorrido asustando a todo aquel que se atreva a plantarse enfrente de ellos. Aunque parezca algo divertido, es toda una hazaña, pues son pocos los valientes que llegan hasta el final del recorrido con esos 50 kilos de Krampus a sus espaldas.

Así que ya sabéis, si finalmente decidís ver la película, la cual recomiendo, tened presente que aunque aquí (España), apenas sea conocida la figura de este demonio, en otros países es una cultura muy arraigada y con siglos de antigüedad. #Misterio #Leyendas