El estilo de vida europeo está marcado por el ritmo de la ciudad y sus aglomeraciones. En plena apuesta por un cambio climático que ayude a sobrellevar la polución y sus consecuencias, la arquitectura y la urbanización deben adaptarse, indefectiblemente.

Los especialistas estiman que, en el continente, el cambio climático tendrá repercusiones meteorológicas. Tormentas, vientos huracanados e intensas olas de calor inundarán las metrópolis según los presagios más pesimistas. La infraestructura urbana de gran parte de Europa, no está actualmente preparada para hacer frente al cambio climático. El corte provisorio de las redes de transporte, electricidad y sanidad, por ejemplo, suelen ocasionar un colapso del diario desarrollo urbano.

Anuncios
Anuncios

Los Países Bajos; Bélgica e Italia son los primeros en tomar la iniciativa y tratar de reestructurar sus urbes según las exigencias meteorológicas actuales. Especial atención están aplicando sobre aquellas ciudades que, acorde a los estudios, sufrirán olas intensas de calor. Las temperaturas tan elevadas que se han vivido en Europa, los últimos 3 años, obligan a los especialistas a realizar acciones concretas para sobrellevar el cambio climático. #Unión Europea #Calentamiento global