Si realmente el Reino Unido decide dejar de pertenecer a la Unión Europea, el gran sueño de una gran Europa, podría tener los días contados. Alemania y Francia saben que sin Cameron y el país anglosajón no se puede construir una Europa fuerte, ni en su interior ni como agente en el exterior. Y es en éste último ámbito donde más necesidad se tiene de que haya una unidad, que haya una sola voz.

La #Unión Europea, tras el Tratado de Lisboa, ha querido reforzar su posición como actor global y como interlocutor serio en las relaciones con los países emergentes y con Estados Unidos, Rusia y China. Ello lo demuestra el hecho de que se esta desarrollando un servicio exterior, que debe ser efectivo y eficiente, y un Alto representante exterior, que represente a todos los intereses de la Unión, y que diseñe un programa de actuación.

Anuncios
Anuncios

Por ello, se ve palmario que el #Referéndum que se prevé celebrar en la isla británica para el año 2017, acabe con un rotundo sí a continuar en el sistema actual de integración en Europa. Sería un error histórico para el país anglosajón, porque supondría un autoaislamiento que no tiene sentido, sobre todo en el área comercial y de intercambio de bienes y productos, toda vez que si dejaran de ser miembros de la Unión Europea ya no se beneficiarían de las menores taxas de importación y exportación, y sería considerado un tercer país a todos los efectos. Por otra parte, se vería seriamente resentidos sus negocios y beneficios en el interior de los países de la organización europea, perdiendo clientes de gran envergadura para el PIB del país. Y ello sin contar con los problemas que podrían derivarse a efectos, de cooperación policial, judicial y criminal, y de la no consideración de ciudadanos de la Unión, no pudiendo aprovecharse de los beneficios que llevan implícitos esta condición.

Anuncios

Por eso, en el fondo se cree que lo que se esta planteándo es un farol, y lo que se busca es conseguir una posicion fuerte en futuras negociaciones de reparto de poder en el seno de la Unión Europea, intentando desplazar el eje Berlin-Paris.

No obstante, en el hipotético caso que fuera negativo el célebre referéndum, habría que repensar la deriva del inventó europeo. #Euro