Los atentados de París han marcado un antes y un después en Europa, sobre todo, en la capital del continente: Bruselas. La ciudad está paralizada desde el pasado fin de semana debido al riesgo de posibles ataques terroristas. Por eso las autoridades belgas han decidido tomar todas las precauciones posibles.

Hemos localizado a dos jóvenes españoles que trabajan en la capital europea. Gema es de Castellón de la Plana, periodista y publicitaria, tiene 23 años y ha obtenido una beca para desarrollar la función de relaciones públicas y eventos de la ciudad Castellón en Bruselas durante los próximos meses (hasta mayo). Jairo, es un joven de 25 años de un pueblo de Castellón (Benicarló).

Anuncios
Anuncios

También trabaja allí desde hace un tiempo y también disfruta de una beca para representar a la provincia de Castellón. Es más, hace dos semanas visitó su ciudad y poco después de volver sucedieron los trágicos acontecimientos de París.

Según Gema, "las calles de Bruselas están completamente desiertas. Sólo se ve a policías, al ejército y a personas que han de salir a realizar alguna tarea por obligación. La gente está asustada porque nunca habían vivido una situación de alerta 4 durante tantos días seguidos". Por su parte, Jairo añade que "hay una sensación de resignación y cierto abatimiento. Las calles de Bruselas presentan una imagen algo desoladora" pero se cuestiona si era necesario paralizar la ciudad.

Ambos castellonenses coinciden en las medidas que los ciudadanos deben acatar por orden de las autoridades belgas.

Anuncios

Así pues, se les aconseja no utilizar el transporte público ni tampoco ir a sitios muy concurridos como centros comerciales, conciertos, competiciones deportivas, etc. Durante el pasado fin de semana la policía belga fue más estricta, pues pidió a los ciudadanos que salieran de casa lo menos posible ya que la operación antiterrorista estaba en pleno funcionamiento.

También conocíamos la discreción que los Fuerzas del Estado belga exigían a sus ciudadanos en las redes sociales pues se podía entorpecer la actividad policial para intentar capturar a los posibles yihadistas o desactivar sus estrategias terroristas.

Por otro lado, Gema reconoce, "en un principio pensaba que la mejor forma de informarme de todo lo que estaba ocurriendo era mediante los medios de comunicación españoles pero sentí que transmitían mucho sensacionalismo y alarmismo a la ciudadanía. Por eso entendí la enorme preocupación de mi familia". Además señala que "los medios belgas se han encargado de ofrecer información de servicio a sus ciudadanos en vez de asustarles más".

Anuncios

Jairo, sin embargo, no tiene televisión en casa pero sigue toda la información online en el periódico Le Soir y la radio pública valona. 

Esta situación se prevé que finalice el próximo jueves pero la alerta 4 seguirá por todo el país. Por lo tanto, dentro de dos días se tratará de reabrir la ciudad poco a poco pero según aseguraba el primer ministro belga, Charles Michel, "las medidas de seguridad seguirán como estos días atrás hasta el lunes que viene".

Ninguno de los dos españoles con los que hemos hablado habían sentido esta sensación de miedo de tan cerca. Si bien es cierto que no sienten inseguridad, ambos aseguran que "no es habitual ver por la calle tanques, armas de considerables dimensiones o helicópteros merodeando por toda la ciudad" y ambos desean que esta situación se acabe cuanto antes. #Terrorismo