Sabemos que gracias a la lamentable situación que se está viviendo en países del Medio Oriente, especialmente Siria, la #Unión Europea (UE), está viviendo la ola de refugiados más grande desde la segunda guerra mundial. Pues los problemas continúan, ya que este domingo 25 de octubre, Miro Cerar, el ministro esloveno, ha dejado muy claro que si la Unión Europea no comienza a actuar con rapidez comenzara a desmoronarse.

Estas fueron algunas de las declaraciones de Cerar: “Si no comenzamos a tomar medidas inmediatamente, medidas concretas sobre el terreno en los siguientes días y semanas, la Unión Europea y toda Europa en conjunto comenzara a caerse en pedacitos”.

Anuncios
Anuncios

Tenemos que tomar en cuenta, que al pequeño país de Cerar han llegado aproximadamente 60,000 inmigrantes en una cantidad de días muy corta.

Estas declaraciones las hizo Cerar mientras acudía a la cumbre de urgencia en Bruselas, en la que se habló sobre este asunto, y señalo que su país está enfrentando una situación realmente grave, situación que no podrá mantener por mucho tiempo. La crisis que se está viviendo en Eslovenia podría ser proporcional a que medio millón de inmigrantes y refugiados lleguen a Alemania en un solo día.

“Esta es una situación que no somos capaces de soportar por unas semanas más si no recibimos ayuda de alguien”, menciono el primer ministro de Eslovenia, pidiendo ayuda a Croacia (país vecino) a que no “les eche” a los migrantes hacia su país.

Estas personas buscan un lugar en el que puedan escapar de toda la violencia que se vive en Medio Oriente, específicamente en Siria, Afganistán e Irán, pero sin lugar a dudas 670 mil personas es una cifra que no tiene precedentes, ya que todas estas personas han llegado a la Unión Europea (por todos los medios posibles) en lo que va del 2015.

Anuncios

Otro de los países que ha resultado gravemente herido por la gran ola de refugiados es Grecia, país que por sí solo tiene bastantes problemas, ya que miles de refugiados cruzan por Turquia hasta llegar a Grecia, país en el que muchos se queda, mientras que otros siguen su camino por toda la ruta de los Balcanes para llegar a Alemania.