El equipo de negociadores de la comisión europea en el TTIP lo lleva el español Ignacio García Bercero, pero más allá de personalismos, el tema de armonización reguladora, quiénes lo gestionan, son los organismos OIRA (Office of Information and Regulatory Affairs/ Oficina de información y regulación) en Estados Unidos y REACH (Regulation on Registration, Evaluation, Authorisation and Restriction of Chemicals/ Regulación, registro, evaluación, autorización y restricción de químicos) en la Unión Europea. Regulan las comisiones que están indicando la normativa del etiquetado, los enchufes, los anclajes de los niños en los automóviles, los componentes de las manufacturas… etc, las cuestiones técnicas.

Anuncios
Anuncios

Pero el peligro fundamental es que pueden llegar a dejar a un lado a la ciudadanía, a través de nuestros representantes, planteando que el comercio es una cuestión técnica que hay que dejarla a los técnicos (tecnócratas).

La comisión europea hizo unas encuestas sobre el ISDS (Investor-State Dispute Settlement), el mecanismo regido por tribunales privados, que apoya los intereses de las entidades multinacionales frente a los Estados, en el caso que hubiera litigios porque estos, con sus regulaciones, pusieran en peligro sus intereses o beneficios. El 99 por ciento de las respuestas fueron negativas, en contra de ese mecanismo de resolución de problemas entre la empresa y el estado.

Ahora mismo Estados Unidos está negociando muchos tratados comerciales, el Transpacífico, el Transatlántico, el de China.

Anuncios

Intentando controlar el comercio mundial mediante tratados, y en todos ellos está introduciendo el ISDS. La primera vez que apareció este organismo fue en el Tratado de América del Norte, o NAFTA. Aquí se quiere crear el Consejo de cooperación reguladora, que es una versión del ISDS.

El Consejo de cooperación reguladora, es la creación de un tribunal externo que controla las multinacionales a través de gabinetes privados. La comisión europea recientemente ha creado una modificación en la propuesta del ISDS que redunda sobre el derecho de las multinacionales a demandar, lo único que cambia es que en vez de gabinetes privados serían jueces de carrera. Sacarían a esos jueces de los antiguos abogados que hubieran trabajado en el mundo del arbitraje… pero esto supondría un coste muy elevado por demanda creada por los Estados, y se haría para disuadir a los gobiernos a la hora de legislar leyes de interés general que repercutieran sobre las empresas.

Este punto es, junto al segundo, (la eliminación de barreras no arancelarias, es decir, leyes reguladores del comercio y el trabajo por parte de los Estados) el gran caballo de Troya del TTIP, al dar una postura ventajosa a las multinacionales frente a cualquier campo jurídico que fallara a favor de la ciudadanía, o a la propia maniobra de los Estados a aplicar sus derechos como sujetos soberanos frente a intereses económicos externos.

Anuncios

El planteamiento de este tratado es que sea un tratado vivo, ¿y qué es eso? Si no se ponen de acuerdo en determinados conceptos las dos comisiones, entonces se pone a funcionar un consejo de cooperación que les permitan llevar a cabo acuerdos por las partes interesadas, donde estén sentados funcionarios solamente de ambas entidades, ORIA y REACH…. Pero claro, volvemos a la casilla de salida, las partes interesadas también seríamos nosotros, los ciudadanos, pero no es el caso, solo las partes interesadas, es decir los lobbies empresariales. El TTIP es un tratado de comercio diseñado por las élites y para las élites, especialmente los grandes emporios, para poder tener libertad de movimientos ante las leyes reguladoras de los Estados. #La economía hoy