La reunión de ministros culminó este lunes sin un consenso general sobre las cuotas obligatorias ante la llegada de inmigrantes provenientes Irak, Siria y Eritrea, principalmente. Los 28 ministros integrantes no lograron aunar criterios y firmar el documento presentado el pasado miércoles por el presidente de la Comisión. El mayor obstáculo provino de Hungría, Polonia, Eslovaquia, República Checa, Lituania y Rumanía que se niegan a recibir más refugiados de los que ya se ha pedido.

Si bien una mayoría de los Estados miembros ha aceptado el proyecto, volverán a reunirse el próximo 8 de octubre para intentar un acuerdo definitivo.

Anuncios
Anuncios

Según las normas de la #Unión Europea es necesaria una unanimidad para que una propuesta tenga respaldo político y sea efectivo, aunque de conseguir una mayoría considerable en la próxima cita podría comenzar a regir la obligatoriedad en la distribución de los 120.000 refugiados.

Pese a lo infructuoso de la reunión, si se ha logrado determinar la reubicación de 32.000 desplazados de los 40.000 que solicita Bruselas. España se ha comprometido a dar asilo a 1.300 inmigrantes, cómo se reubican las 8.000 plazas restantes deberá resolverse antes de que finalice el año.

Michael Roth, ministro alemán, fue uno de los más descontento de la noche "tengo pocas esperanzas de un avance" declaró al finalizar el encuentro. Aunque algo más esperanzado se mostró Morgan Johansson, primer ministro sueco, al pedir solidaridad y responsabilidad a todos los Estados integrantes de la UE.

Anuncios

Suecia es uno de los países con mejor predisposición ante las solicitudes de asilo y acogida, junto con Alemania asumen casi el 50 % del total de refugiados. Roth consideró que planteos como el de Hungría solo asustan a la población y no resuelven uno de los peores momentos de la historia de las migraciones con 12 millones de sirios huyendo. “Europa debería ser un continente que dé la bienvenida y les diga 'vamos a protegeros'” expresó apenas minutos después de terminar el encuentro. La misma línea ha tomado el representante de Luxemburgo al declarar que “Hungría debe ser parte de la solución y no del problema".

Un resultado previsible

Algo ya había adelantado Jorge Fernández Díaz, el ministro español de Interior, cuando tiempo antes de que terminara la reunión explicó a los medios que algunos países se negaban a aceptar la cuota obligatoria de refugiados. El domingo, el ministro del Interior eslovaco, Robert Kalinak anunciaba que vetaría todo lo referente a las cuotas obligatorias de distribución por considerar que no resuelven la crisis en Siria, ni en los países en conflicto.

Anuncios

Lo mismo asegura el ministro rumano horas antes de presentarse ante la Comisión.

Por su parte, el ministro español manifestó el espíritu “constructivo” de la posición española y recalcó la importancia de solucionar el problema desde la raíz. Según sus palabras, España recibirá unas 17.000 demandas de asilo, con lo que sumaría 35.000 a finales del 2015.

De no mediar un acuerdo, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, convocará a los líderes de la UE de emergencia para presionar a los países en negativa, haciendo peligrar el tratado Schengen.

  #Inmigración