El objetivo de Grecia es buscar la confianza de los acreedores. Para ello, el primer ministro Tsipras debe presentar una propuesta "creíble" que sea aprobada por el Eurogrupo y que evite un colapso del p MVaís heleno.

Grecia está en contra de la ruptura. Lo demuestra ofreciendo un acuerdo que contempla unas condiciones parecidas a las que rechazó el pueblo griego en el referéndum del pasado domingo. Hay una diferencia sustancial y es que en este nuevo planteamiento no se hace mención a la reestructuración de la deuda, caballo de batalla del gobierno de Tsipras.

Lo que más le interesa a Grecia es poder hacer frente a la deuda que contrajeron con la Troika los anteriores gobiernos.

Anuncios
Anuncios

Ahora Tsipras se repliega ante todos aquellos a los que culpó de la nefasta situación de sus conciudadanos porque está obligado a ello ante las amenazas del BCE de cortar la liquidez a los bancos.

Tras diez días de corralito, un referéndum y un ultimátum se ha vuelto al principio pero en peor situación. Europa gana considerándola el conjunto de acreedores de los países endeudados. Europa pierde si nos remontamos al motivo de su nacimiento.

En octubre de 2009 la deuda de Grecia suponía un 113,4% de su PIB. En febrero de 2010 el Consejo de Europa aprobó un primer Plan de austeridad con la recomendación de recortar los salarios. En marzo se subió el IVA al 21% y se redujeron los pluses de los funcionarios un 30%. En mayo se concedió a Grecia un rescate de 110.000 millones de euros a 3 años.

Anuncios

Se redujeron las pensiones hasta un 26,4% y se amplió la edad de jubilación desde los 60 años hasta los 65.

Los datos de paro y de PIB indicaban que las políticas de ajuste no surtían efecto y en abril de 2011 se empieza a vislumbrar la necesidad de una reestructuración de la deuda. Se aprueban nuevos recortes y un segundo rescate por un importe de 109.000 millones de euros. En agosto el PIB se contrae y se aprueban nuevos impuestos.

Soluciones como estas han llevado a Grecia a una situación insostenible. Su deuda ha aumentado desde los 301.002 millones de euros en 2009 a los 317.094 en 2014, un 177,4% del PIB, casi 45 puntos más que en 2009.

Tsipras debe hacer frente a nuevos ajustes que supuestamente ayudarán al país a prosperar. ¿Qué debe aceptar Grecia para seguir formando parte de esta #Unión Europea?

Objetivos de superávit fiscal primario del 1% este año, del 2% en 2016, del 3% en 2017 y del 3,5% en 2018.

Eliminar incentivos a las prejubilaciones y retirar ciertos complementos a las pensiones más bajas antes de 2019.

Anuncios

Reforma de IVA. El tipo del 13% para alimentos básicos y frescos, hoteles, energía y agua, y un 23% para el resto, incluidos los restaurantes, a los que actualmente se aplica el 13%. El tipo reducido, medicamentos, libros y teatro, sería del 6%, no del 6,5%. Las comidas procesadas de primera necesidad (como leche) tendrán el IVA al 23%. Debe suprimir el descuento de IVA de las islas, especialmente las más turísticas, pero con la excepción de las más remotas.

Medidas sobre mercado laboral que proponían los acreedores en junio.

Recorte del gasto en defensa aunque por debajo de los 400 millones que pedía la troika.

Subir del 26% al 28% del impuesto de sociedades. #Crisis en Grecia

Es el Eurogrupo, el conjunto de ministros de Economía y Finanzas de los Estados de la Unión Europea, el que tiene en sus manos el futuro de Grecia. Su presidente, Jeroen Dijsselbloem, ha calificado de "meticulosa" la propuesta de reformas presentada por Atenas y el sábado tomarán "una gran decisión".