La libertad de panorama es una excepción de las leyes de propiedad intelectual que permite, en los Estados que así la apliquen, fotografiar o crear otra imágenes de edificios y esculturas que se encuentran en lugares públicos sin el riesgo de infringir la ley de derecho de autor de tales obras. De esta manera, se evita que sus propietarios tomen acciones legales contra los fotógrafos y se promueve la difusión cultural.

Fotografiar un monumento durante las vacaciones y difundir la imagen en internet era, hasta ahora, una acción inocente que no corría el riesgo de ser ilegal en algunos países europeos. Sin embargo, el pleno del Parlamento Europeo, este jueves, votará una enmienda que, de ser aprobada, modificará la directiva de derechos de autor de la #Unión Europea (la actual 2001/29/EC) y obligará a cualquier persona o empresa que quiera hacer un uso comercial de estas obras a buscar un permiso o incluso abonar una cantidad por derechos de imagen.

El texto inicial fue propuesto por la eurodiputada Julia Reda, que pedía un marco legal común en lo relativo a la posibilidad de fotografiar monumentos de lugares públicos ya que, en la actualidad, solo 15 países de la Unión Europea reconocen la libertad de panorama: Francia, por ejemplo, no la acepta y considera infracción de copyright fotografiar la obra lumínica que decora a la Torre Eiffel en la noche. Bielorrusia, Ucrania, Grecia e Italia tampoco conceden esta libertad mientras que España, Portugal o Alemania sí lo hacen.

En lugar de eliminar las disparidades y deshacerse de cualquier limitación al respecto, el Comité de Asuntos Legales se posiciona en las palabras de la europarlamentaria francesa Jean-Marie Cavada considerando que "el uso comercial de fotografías, vídeo u otras imágenes que están situadas permanentemente en lugares públicos deberá estar siempre sujeto a la autorización previa por parte de los autores o cualquier parte en su representación".

Dejando atrás términos legales, en la práctica el resultado queda mucho más claro: cualquier persona que quiera tomar una fotografía de un icono característico de cierta ciudad debería solicitar un permiso a las autoridades correspondientes e, incluso, abonar una tarifa para no caer en la ilegalidad. Adjuntar la imagen a las redes sociales también se considerará fin comercial, y por tanto ilegal sin el correspondiente permiso, debido a que los términos de servicio así las definen.

Los usuarios ya se han mostrado en contra a través de numerosos escritos calificando la enmienda de "retrógrada" y "anacrónica" y recogiendo firmas para evitar que esta entre en vigor. Además, la Fundación Wikimedia, encargada de todos los documentos multimedia de Wikipedia, ha puesto a circular comunicados donde se advierte que, si finalmente se acepta la enmienda, miles de imágenes incluidas en el proyecto Commons -al que se han dedicado miles de horas- serán un mero recuerdo.

En el mundo, la libertad de panorama varía según el lugar. En la mayor parte de América del Sur, fotografiar esculturas y arte 3D está permitido mientras que en Estados Unidos sólo es legal si son edificios. Por otro lado, la tensión aumenta donde existen las legislaciones antiterroristas más recientes.