Con más de una hora de retraso, Vladimir Putin acudió el pasado miércoles, al segundo encuentro con el Sumo Pontífice. La reunión se celebró a puertas cerradas en la biblioteca papal. El tema central fue el de la importancia de aplicar los acuerdos de Minsk y el compromiso de respetarlos de todas la partes involucradas. También han hecho referencia a la necesidad de “perseguir la paz y defender a los cristianos”, según relató el vocero del #Vaticano, el padre Federico Lombardi.

Mientras que Barack Obama pedía, en la cumbre del G7, "hacer frente a la agresión de Rusia", reforzar las sanciones e intervenir contra la violencia que padece #Ucrania. El Papa solicitó “comprometerse en un sincero y gran esfuerzo para hacer posible la paz”. Durante el encuentro, que duró unos 50 minutos, se abordó el tema de Ucrania y la situación en Medio Oriente, en especial la de Siria e Irak.

Putin regaló al Papa un bordado de oro a mano que hace referencia a la Iglesia del Salvador. Francisco I, le obsequió una réplica de la exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” y una medalla del ángel de la paz. #Crisis