El debate comenzó hace varios años, de hecho, lleva instalado en algunos países como EEUU, Francia y Venezuela tanto tiempo que poco se lo recuerda en la actualidad. Sin embargo, esta semana reapareció después de un polémico fallo.

El miércoles, el Alto Tribunal europeo determinó que puede negarse la posibilidad de donar sangre a una persona homosexual. Justificaba su afirmación considerando que “es preciso demostrar que estas personas están expuestas a un riesgo elevado de contraer enfermedades infecciosas”. Pese a la aclaración, la determinación causó rechazo en colectivos y ONG’s que evitan la discriminación homófoba.

Inmediatamente, Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial (OMC) en España señalaba que el hecho de ser homosexual no puede ser causante de exclusión, lo que si puede provocarlo es el padecer VIH.

Como bien afirmaba Sendín al ser consultado, el tema es delicado y presenta varias aristas. Por un lado las partes que aseguran que la condición sexual de cada donante no puede condicinarlo para actividades como la donación de sangre, el hecho de padecer VIH no significa que el portador sea homosexual.

Para la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de EEUU todos los hombres homosexuales son donantes de alto riesgo. Una persona gay es considerada “más peligrosa” que un hombre heterosexual por más que éste se haya sometido a tratamientos como la clamidia, la sífilis o las enfermedades venéreas. Los argumentos que esgrime la FDA se sustentan con los datos numéricos que aseguran que la mitad de los pacientes con VIH son homosexuales hombres.

El fallo de la justicia europea que decreta la precisión de demostrar que no existen métodos eficaces de detección, se suscribe a un pleito presentado por el tribunal administrativo de Estrasburgo. Es esta institución quien tramita la denucnia de un ciudadano francés en el año 2009 al que no se le permitió donar sangre por haber tenido una relación homosexual.

Aunque en su escrito no queda lo suficientemente claro, la consulta del tribunal francés solo intentaba averiguar si la exclusión es compatible con la normativa que en la UE regula los procedimientos técnicos de la sangre y sus componentes.

Francia es el país de Europa y Asia central, que presenta mayor cantidad de hombres homosexuales con VIH. El Tribunal entiende que el fallo puede parecer una discriminación por la orientación sexual . Es por ello que en el mismo escrito admite que el objetivo es lograr que el riesgo de transmitir una enfermedad infecciosa sea mínimo, considerando que esta medida aumenta el nivel de protección.

La sentencia menciona que "no cabe excluir la posibilidad de que el VIH pueda detectarse mediante técnicas eficaces que garanticen un alto nivel de protección de la salud de los receptores".

El tribunal finaliza solicitando a cada país que verifique y utilice las técnicas más eficaces y que se utilicen métodos menos coercitivos que una la exclusión personal.

En el mundo, ya son más de 50 los países que prohíben la donación de sangre al colectivo homosexual.  #Unión Europea