Una noticia que ha sorprendido al mundo entero, y de la cual ya han salido muchas voces alertando de que puede no ser cierta, ya que para probar lo que dicen hacen falta pruebas bien claras. Es referente al Presidente ruso Vladimir Putin, el implacable gobernante dentro de su país, que según un informe interno del Pentágono, podría tener autismo o el síndrome de Asperger.

Medios serios como el diario francés "Libération" y la revista "Le Nouvel Observateur" reflexionan sobre el tema y cómo habría que darle crédito o no, ya que no se fían de que ello sea cierto, aunque no tienen problema en darle cuerpo de noticia bomba.

Anuncios
Anuncios

"Le Nouvel Observateur" encabeza su crónica con el titular "¿Vladimir Putin sería autista Asperger? No juguemos con diagnósticos al azar".

Recuerda la revista que en Francia, este tipo de síndrome lo diagnostican psiquiatras especialistas, y que no es ninguna enfermedad mental psicológica, sino un problema neurológico y cognitivo. Sus consecuencias, sobre todo en quien padece autismo de "nivel alto", son alteración de la vida social, la comprensión y la comunicación. Acto seguido, recuerda toda una serie de síntomas e problemas que ocasionan a quien lo padece.

También dice que le dificulta expresarse bien, comprender al resto de la gente o que ellos le comprendan a él. Pero, tenga lo que tenga, es necesario un examen a fondo, pasar por el escáner. Y recalca que muchos que padecen el síndrome de Asperger un coeficiente intelectual elevado, en su mayor parte.

Anuncios

Por ello aconsejan los expertos prudencia en difundir esto para hacer un diagnóstico tardío, teniendo en cuenta el personaje de que se trata.

El diario "Libération" empieza calificando de "hipersensible" a Putin y luego piensa que si él padece una crisis teniendo el síndrome de Asperger, ello le obliga a "un control máximo de sí mismo". Nos recuerda el diario que este informe del Pentágono data de 2008 y que ha sido publicado esta semana por el diario "USA Today".

Sigue diciendo que son expertos militares los que han diagnosticado el posible estado de Putin, viendo sus expresiones faciales y movimientos en vídeos, por lo que creen que sufrió alteración de su desarrollo neurológico normal durante su infancia. Por ello se explicarían ciertas anomalías de su comportamiento, del Putin que todos conocemos, frío como el hielo con los demás, sobre todo cuando gobierna.

No obstante, hay opiniones diferentes entre los militares americanos sobre dicho informe, lo recuerda el diario, y recuerdan que nunca fue transmitido al Secretario de Defensa de los EEUU ni tampoco se solicitó un examen a fondo.

Anuncios

No obstante, tratan de explicar qué significa la famosa mirada fija del Presidente ruso, achacándolo a "hipersensibilidad" y una "fuerte dependencia del combate, de las reacciones frías y dando la impresión de huir". Como era de suponer, la reacción del Gobierno ruso ha sido de indiferencia. Según su portavoz, Dmitry Peskov, preguntado por la web Gazeta.ru, "Esta ineptitud no merece ningún comentario".