Tsipras parece decidido a cortar de raíz con los gastos superfluos de su gabinete, empezando por los vehículos oficiales que tenía a su disposición el Gobierno. La medida busca ahorrar gastos y dar un mensaje de austeridad en un gobierno que afronta serias dificultades económicas y que quiere ser consecuente con lo que anunció en su campaña electoral. En sus mítines se hablaba con frecuencia de lo excesivo que era el gasto del Gobierno griego en su parque de vehículos y que esto se cortaría de si llegaban al poder.

Según Giorgios Katrougalos, viceministro de interior y responsable de la ardua Reforma Administrativa que quiere emprender el nuevo gobierno griego, los ministros no necesitan coches oficiales y se tiene la intención de obtener dinero por la venta de los mismos.

Anuncios
Anuncios

Fiel a la consigna de Tsipras, el ejecutivo utilizará sus propios coches particulares o el transporte público en los desplazamientos de carácter privado que realicen, evitando tener gastos superfluos y ajenos al cargo.

Alexis Tsipras se le ha podido ver con su propio Audi y el famoso ministro de finanzas se desplaza en su motocicleta personal. El mensaje es nítido y quiere alejar al gobierno griego de los derroches de anteriores épocas, un símbolo de estos derroches se encuentran su la flota de vehículos oficiales, donde entre modelos de Mercedes, Audi y BMW, podemos encontrar a la joya de la corona, un BMW serie 7 a prueba de bombas y de balas con un valor estimado de 750.000 euros y que era en el que se movía Evangelios Venizelos, exvicepresidente del gobierno y líder del PASOK ( partido socialista griego).

Anuncios

Esta medida se suma a otras muchas que quiere implantar el gobierno griego para enviar un mensaje de austeridad y mesura a la opinión pública griega, se pretende eliminar la ostentación en sus gobernantes y los gastos sin justificación, cuando una buena parte de la ciudadanía está pasando serias dificultades. Los primeros días del nuevo ejecutivo están siendo como poco certeros y Grecia vive con una mezcla de esperanza e incertidumbre las nuevas medidas tomadas por Syriza.