El Gobierno de Tsipras lanza un plan de "Emergencia Social", conocido como "Plan Salónica", mientras siguen las negociaciones con las instituciones y los países de la #Unión Europea buscando mejores condiciones para el pago de la deuda griega.

El domingo 8 de febrero, el izquierdista Tsipras dio a conocer en la sesión de investidura de su Gobierno medidas concretas contra la pobreza y la exclusión. Se trata de un plan ambicioso cuyo objetivo principal es atajar la "emergencia humanitaria" de una población, la griega, donde más de 3 millones de personas viven bajo el umbral de la pobreza.

Este plan tan ambicioso, conocido como "Plan Salónica", se prevé que tendrá un coste de unos 1.880 millones de euros aproximadamente; cantidad que el gobierno de Syriza pretende recaudar a través de la aplicación de determinadas medidas de reajuste, tales como una lucha más eficaz contra el fraude fiscal y la creación de nuevos impuestos para las rentas altas, así como otras que afectarán a la Administración, entre las cuales Tsipras enumeró, en su discurso, la reducción del 30% del personal y el 40% de la seguridad de la presidencia del Gobierno; el recorte de hasta el 50% de los asesores y personal contratado por los diputados y una reducción drástica de los coches de los ministerios [hasta un 50%], cuyo parque móvil se calcula en aproximadamente 7.500 vehículos oficiales con un coste de 700.000 euros.

Bajo estas condiciones, el Gobierno del izquierdista Tsipras propuso, en su emotivo discurso de investidura del pasado domingo 8 de febrero, una batería de propuestas para devolver la dignidad y la esperanza a los ciudadanos y ciudadanas griegas; y que se concretan en las distintas medidas recogidas en el conocido como "Plan Salónica". De todas ellas, la primera medida a tomar será un plan de choque contra la pobreza y la exclusión, con una duración de 6 meses, mediante el cual pretende hacer frente a la emergencia social existente en el país, donde más de 3 millones de personas carecen de los recursos más básicos: "Daremos comida, luz, techo y sanidad a decenas de miles de familias que pasan hambre y viven a oscuras", señaló Tsipras.

Otras medidas destacadas de este Plan son la prohibición de los desahucios de primera vivienda; la subida del salario mínimo interprofesional (de los 586 euros actuales a 751 euros, subida que se hará de forma escalonada); una reforma del mercado laboral dirigida a mejorar las condiciones de los y las trabajadoras y, especialmente, de las y los jóvenes menores de 25 años; la recuperación de la paga extra para las pensiones inferiores a los 700 euros, complementada con una subida de las pensiones más bajas a partir de finales de 2015; y, finalmente, la restauración de la sanidad universal y gratuita, a la que no tiene acceso un tercio de la población griega (se pierde al estar más de un año en el paro o al dejar de pagar las contribuciones).

Todo este conjunto de medidas, además de otras que también están incluidas en el citado "Plan Salónica" (freno a las privatizaciones, reapertura de la televisión pública griega, readmisión de funcionarios despedidos...), se encaminan a poner punto y final al período-gobierno de austeridad que ha arrastrado al país heleno a la ruina, que ha llevado a más de tres millones de personas a la pobreza y a la exclusión, y que ha conducido a toda la sociedad a un panorama negro, en el que han tenido que adaptarse a vivir con menos mientras miran hacia un horizonte sin perspectivas claras. #Crisis