El diario alemán Hamburger Morgenpost ha sido atacado con piedras y con un artilugio incendiario en la madrugada de este domingo 11 de enero de 2015.

El periódico alemán publicó las mismas caricaturas que las del semanario francés Charlie Hebdo de Mahoma.

Esta muestra de solidaridad enfrente el ataque el pasado miércoles contra la libertad de expresión en París, ha trascendido hasta Hamburgo donde la sede del diario alemán que publicó en portada tres de las caricaturas de Charlie Hebdo, ha visto su sede lapidada por dos jóvenes que de madrugada, han atentando contra ella.

De momento no hay muchos detalles más sobre las causas de este suceso.

Anuncios
Anuncios

Las autoridades locales, han abierto una investigación para determinar las causas de este nuevo atentado, del que aún no se ha reclamado la autoría por parte de ningún grupo terrorista.

Karina Sadowsky, la portavoz policial de Hamburgo, ha dicho esta mañana: "No hay conocimiento, ninguna reivindicación de responsabilidad u otras pruebas".

Según la prensa alemana, dos hombres de 35 y 39 años han sido detenidos por la policía por estos actos.

También en varios titulares de la prensa de dicho país, puede leerse claramente Angriff auf die Demokratie que significa, Ataque a la democracia.



Europa al completo está en el punto de mira del Estado Islámico. Da igual si el motivo es verdaderamente coherente o no. Ningún país, ningún estado, ninguna religión debería quedar por encima de la libertad de expresión.

Cuando alguien empuña un arma para defender sus creencias religiosas, no sus derechos, no sólo está atentando contra una sede de un periódico sino contra toda la humanidad en bloque.

Anuncios

No se puede consentir actos de tal bajeza humana. Nadie, ni mortal ni divino, está por encima de lo más valioso que poseemos como personas: la vida humana.

¿Cuántos tienen que morir para dejarles claro que jamás se podrá silenciar la libertad de expresión? Está claro que en la mente perturbada de dichas personas, sólo prevalece lo que puedan alcanzar más allá, en otro mundo que nada tiene que ver con este.

Sin embargo, su fanatismo les nubla de tal manera que olvidan que para los asesinos, para los terrositas, para todos aquellos que arrebaten una vida, no hay nada más que lo que existe en este mundo.

Cuando uno mata se auto condena. ¡No hay paraíso para los verdugos! Cuando mueran, sólo gusanos, tierra y nada más. #Unión Europea