En las elecciones municipales francesas de Marzo, el FN consiguió varias alcaldías, la mayoría de ellas en la región de Var y el Norte, pero también algunas en el Sur, y sin contar ciudades donde este partido ganó la primera vuelta y luego perdió la segunda.

Una de estas alcaldías es la de Béziers, cerca de Montpellier, región que nos sonará por que François Truffaut ambientó allí algunas de sus obras maestras. Su nuevo alcalde se llama Robert Ménard, periodista y ex Presidente de Reporteros Sin Fronteras.

Según el diario "Libération", ha tenido la idea de cambiar el nombre de la calle del 19 Marzo 1962, fecha del final de la guerra de Argelia por la de "Comandante Hélie Denoix de Saint-Marc", uno de los militares que se rebeló contra De Gaulle cuando decidió conceder la independencia al país africano después de una terrible guerra de ocho años.

Anuncios
Anuncios

El militar formaba parte de la OAS, organización clandestina que defendía la Argelia francesa incluso por medios terroristas. Fue encarcelado, degradado y poco antes de morir en 2013 fue rehabilitado y el ex Presidente Nicolas Sarkozy le concedió la Gran Cruz de la Legión de Honor. Eso sí, Hélie fue miembro de la Resistencia contra los nazis y estuvo en el campo de concentración de Buchenwald.

Robert Ménard, que nació en Oran (actual Argelia), siempre ha justificado los beneficios de una Argelia colonizada por Francia, escribió el libro "¡Viva la Argelia francesa!" y justifica el cambio de nombre de calle así: "Esto sería un homenaje al coraje y el heroísmo. Decir que el 19 Marzo 1962 fue el fin de la guerra de Argelia es pura mentira histórica, una pura ficción. Nunca hubo tantas víctimas de 'pied-noirs' ni de 'harkas' después. Esto es revisionismo histórico".

Los "pied-noirs" y los "harkas" eran tipos de habitantes entonces en la Argelia francesa, muy occidentalizada antes de su independencia en 1962.

Anuncios

Y alude Ménard a una masacre en su ciudad natal contra franceses que aún no habían abandonado el país.

Asociaciones de antiguos combatientes en Argelia y otros países africanos ex colonias francesas acusan a Ménard de "burlarse de todo el mundo", y la oposición socialista en Béziers de "poner a unos en contra de otros", aunque dicen que "tiene el derecho jurídico de hacer lo que quiere hacer", pero condenan dicha decisión, si se llegara a hacer. Incluso se preparan manifestaciones contra ello.

Ménard presume de que se lo había prometido a los "pied-noirs" y a los "harkas", de quien él mismo se siente parte. Y remata su discurso con que "durante la colonización, se construyeron hospitales, puertos…", es decir, que defiende que la misma fue positiva para los argelinos, incluso para su propio sentimiento nacional.

El FN siempre ha defendido las bondades de la colonización francesa en Argelia y otros países, calificando de calumnias las acusaciones de matanzas o de discriminación a los nativos.

Anuncios

Por ello se manifestó en Cannes hace años contra la proyección en el Festival de cine de la película argelina "Hors-la-Loi" (Fuera de la Ley), nominada luego al Óscar y aun inédita en España, que se basaba en la matanza de 1945 que encendió la mecha de las ansias de independencia argelinas, aunque su director narraba aquellos hechos como si fuera una película de gángsters tipo "El Padrino".

Mientras, François Hollande defendía abrir una investigación sobre la muerte violenta hace medio siglo de decenas de argelinos en Paris, algo que la derecha francesa niega. Es una herida del pasado que aún no se ha cerrado.