A partir del próximo día 1 de enero de 2015, todos los servicios electrónicos y digitales prestados en la #Unión Europea sufrirán una modificación en su factura. El motivo, el cambio en la regulación del gravamen impositivo de este tipo de servicios a nivel comunitario.

Y es que a partir de las cero horas del primer día de 2015 el tipo de #IVA aplicable a estos servicios será el correspondiente del país de residencia del consumidor, y no del prestador del servicio, como ocurría hasta ahora.

De esta manera, en función del país de residencia de cada usuario, las empresas de este sector los precios IVA incluido variarán con respecto a las facturas que se han expedido hasta ahora.

Anuncios
Anuncios

A modo de ejemplo, si un residente en Francia contrata un servicio digital o tecnológico a una empresa española, el precio final de este quedará sujeto al IVA francés, es decir al 20% y no al español del 21%.

Cabe recordar que las condiciones del IVA aplicables a profesionales y a residentes de fuera de la Unión Europea no sufrirán cambios, por lo que permanecen como hasta ahora, y únicamente será aplicable a los usuarios particulares que desean acceder a la contratación de un servicios como los comentarios anteriormente.

Dados estos cambios, la Unión Europea aconseja a los clientes habituales de servicios tecnológicos y digitales que estén atentos antes de emitir un pago a partir del próximo 1 de enero y se aseguren que pagan el tipo de IVA adecuado echando un ojo a los datos de facturación para cerciorarse de que éstos se ajustan a la nueva normativa europea.

Anuncios

Cambios en el etiquetado europeo en 2015

Además de este cambio, que afecta solamente a los servicios digitales, la UE recuerda a todos los usuarios que, a partir de esta misma fecha, será obligatorio que todos los proveedores de todo tipo de productos se ajusten a la normativa comunitaria en la que se detalla exhaustivamente la procedencia y composición de producto en cuestión, de manera que se unifique el etiquetado de todos los productos a la venta en los países miembros de la Unión.