Ucrania en un año ha dado un giro radical a su política internacional y es que tanto el "efecto Maidan" como el posterior conflicto con Rusia y los prorrusos de su propio país han forzado a esta nación a tomar decisiones.

La decisión de Ucrania llega sin resolver el asunto de Donetsk y Lugansk aún sin resolver y ya ha tenido las primeras críticas de una Moscú que últimamente solo recibe malas noticias. El ministro ucraniano de Exteriores, Pavlo Klimkin, ha declarado que esto es una clara decisión de apostar por un acercamiento a la Unión Europea y al Mundo Occidental.

El texto ha sido sometido a votación y ha sido aprobado por una mayoría muy holgada, 303 votos, 77 por encima de los necesarios para que la propuesta se convierta en ley.

Anuncios
Anuncios

La visión rusa del asunto la ha expresado Andrei Kelin ante la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), cree que la revisión de la postura ucraniana no hará más que complicar la situación de conflicto que se vive en la actualidad y lo considera una acción hostil hacia Rusia.

La situación de Ucrania es complicada en la actualidad y parece que el acercamiento al mundo occidental le puede dar bastantes más soluciones que una Rusia que no solo se anexionó territorio ucraniano sino que además ha estado presente con las ayudas al sector prorruso del país y las injerencias de todo tipo en la política de un país independiente como la nación ucraniana.

Desde Kiev han considerado que este es el momento de decidir dar un paso hacia delante y abandonar la posición de neutralidad que ha terminado al final por darles más disgustos que beneficios.

Anuncios

El momento de debilidad de Moscú enfrascado en intentar sofocar un clima de crisis económica, que amenaza con tirar por tierra los avances de estos años en crear una clase media, es una ocasión que no quiere dejar escapar el país del este europeo.

¿Cuales serán los siguientes pasos a seguir? el futuro es incierto y desde Kiev saben que la apuesta por una decisión como ésta puede ocasionarles riesgos pero tampoco es que una posición como la que tenían haya dado grandes frutos. La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y a lo lejos la entrada futura en la Unión Europea, como también desea la vecina Moldavia es el objetivo para un país que todavía no ha recuperado la normalidad.