Los partidos mayoritarios PP y PSOE en la Eurocámara trabajan menos de la mitad que la Izquierda Unitaria Europea o que ALDA a pesar de que obtuvieron más del doble de votos que estos por separado.

Queda claro que con estos datos en la mano los votantes de los partidos mayoritarios están mucho menos representados que la de los partidos minoritarios.

Todos estos datos se pueden consultar en la página oficial del Europarlamento. En ésta podremos comprobar que los dos grandes partidos con mas del 49% de los votos solo acumulan el 23 % de las propuestas de los eurodiputados, habiendo eurodiputados que ni siquiera acuden a la Eurocámara.

Anuncios
Anuncios

Estos partidos tan solo ha formulado un 32,7 % de las preguntas. En contraste a todos estos hechos nos encontramos a partidos como Podemos o Izquierda Unida pertenecientes ambos a Izquierda Unitaria Europea; también están la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ADLE) en la que están partidos cono UPyD, Ciudadanos , CIU, o los Verdes/Alianza Libre Europea de la que forman parte partidos como ERC o Primavera Europea. Estos partidos son los partidos minoritarios que son precisamente los que más trabajan y como consecuencia los que mejor representan a sus votantes.

Es el grupo de la Izquierda Unitaria Europea donde los eurodiputados españoles solo son el 18%, acumulan más del 47% de las intervenciones, por el contrario los eurodiputados del PP son los que menos propuestas y preguntas realizan.

Anuncios

Parece ser que en los partidos más pequeños todos arriman el hombro para sacar lo mejor, mientras que en los partidos más grandes o llamados mayoritarios no todos trabajan lo mismo; de hecho, hay quien trabaja más bien poco. No cabe duda que estos partidos mayoritarios son refugio de políticos dedicados a atender a los lobis y currar poco para representar a sus votantes y en particular es el PP quien plasma mejor esta realidad.

Queda claro, por la situación que atravesamos como miembros de la sociedad, que tenemos que exigir una dedicación plena por parte de los políticos a representar los intereses de los ciudadanos y no el de los mercados ni el de los partidos.