Parece ser que Banco Central Europeo (#BCE) está empezando a plantearse seriamente la posibilidad de comprar deuda a países de la eurozona, esto se debe al desolador panorama económico que se cierne sobre el viejo continente. 


Por lo que ahora mismo se está a la espera de que Draghi, anuncie dichas medidas de estímulo, con las que se pretendería evitar otra recesión como la sufrida al comienzo de la actual crisis económica. Y es que la última reunión del Consejo del BCE ha creado gran expectación entre los inversores, que esperan la reacción que del BCE para calmar la incertidumbre de los mercados. Lo que está casi claro es que Draghi mantendrá el tipo de interés en el 0,05%, mínimo histórico en el que se encuentra actualmente y empezará a comprar deuda de forma masiva, para estimular la inflación, que está situada en el 0,3% desde la caída de los precios de la energía en noviembre.

Ya lo vendría anunciando hace una semana el vicepresidente de la entidad financiera europea, Victor Constancio, que estudiaran la posibilidad de inyectar liquidez en países de la eurozona con deuda pública, en los primeros tres meses de 2015, con la intención de estimular el crecimiento.

Anuncios
Anuncios

Los que también están muy pendientes de la decisión que tomará el BCE son los alemanes y su banco central, el Bundesbank, ya que Alemania, la economía más fuerte e influyente de la eurozona, defienden una postura totalmente contraria a la que parece que finalmente adoptará Mario Draghi. Y es que los alemanes piensan que estas medidas provocarán un drástico y temerario endeudamiento en la eurozona. 


Pero claro viendo el panorama en el que se encuentra la zona euro, no queda otra solución posible, ya que con las actuales políticas de recortes y austeridad, hay gran parte de países estancados económicamente, por lo que el BCE se está viendo obligado a revisar las previsiones de crecimiento e inflacción a la baja.

De hacer esto, el BCE estaría siguiendo los pasos de la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Anuncios

Pero no solo son los alemanes los que están encontra de seguir engrosando la deuda, ya que algunos países del sur, como Grecia también se oponen a esta medida.

La eurozona está pasando por malos momentos económicos, a los que también se le suma los conflictos en Ucrania y Siria que perjudican seriamente a las exportaciones, sobretodo el relacionado con Ucrania que ha deteriorado mucho sus relaciones con Rusia. Además hay que sumar que el crecimiento en China se ha frenado drásticamente, con lo que el mercado asiático tampoco anda bien, y es otro tema más que se suma al ambiente de pesimismo que se respira en la #Unión Europea.