No es ninguna broma de Santos Inocentes anticipados. Es una de esas noticias que muestran que la Humanidad pasó por algo terrible y que se libró de ello por los pelos. Me refiero a algo que se recordaba el pasado día 11 en el blog Strambotic, del diario Público.es.

A alguien se le ocurrió la idea de que el dictador Adolf Hitler debía de casarse con Pilar Primo De Rivera, hermana de José Antonio, en 1941. Lo contaba en sus memorias el escritor Ernesto Giménez Caballero, que acudió ese año a Alemania para convencer al Führer de ello. Habló con Goebbels, el Ministro de Propaganda nazi, y con Magda, su mujer, pero ella le desistió de su propósito con una de esas revelaciones de novela, sólo que completamente real.

Anuncios
Anuncios

Caballero hablaba de la candidata con éstas palabras, muy de su tiempo: "Sólo una, por su limpieza de sangre, por su profunda fe católica y por que arrastraría a toda la juventud española…" Magda Goebbels se emocionó, pero recordó algo que imposibilitaba esa unión, en lo de tener descendencia: Hitler, por un balazo recibido en sus partes íntimas durante la I Guerra Mundial, estaba incapacitado para embarazar a ninguna mujer. Y lo de Eva Braun, pura mascarada.

Luego, algunos han querido desmentir esta historia, calificando de fantasioso al escritor, aunque historias más absurdas se han conocido y que eran completamente reales, pues el ser humano es capaz de lo más estrambótico sin el menor sentido del ridículo.

Pero muchos pensamos en que menos mal que nos libramos de aquella demencial pretensión, de aquella especie de matrimonio imperial, que hubiera unido a dos países que querían resucitar sus respectivos imperios, ambos en decadencia y desaparecidos, como en el caso del Imperio Germánico y el Español, el primero derrotado y desaparecido después de la guerra de 1914-18, convirtiéndose en una República, y el segundo, reducido a la mínima expresión después de la derrota en la guerra de 1898.

Anuncios

Pero como entonces la Alemania de Hitler parecía invencible, aún no habían llegado sus derrotas posteriores en los frentes de guerra, la España de Franco, en sus delirios de grandeza, creían que así crearían un imperio invencible, y además contando con los gustos germanófilos de los franquistas, declarados anti-ingleses y anti-franceses. Uno de ellos, Ramón Serrano Suñer, cuñado de Franco, que apoyó la propuesta.

Y si tenemos en cuenta las costumbres de ambos países en aquella época, me refiero a la de sus dirigentes, mucho más se entiende que fueran entusiastas algunos con esta posible unión matrimonial, que en la Edad Media era más lógica, lo hemos conocido de pe a pa leyendo libros de Historia y viendo series históricas como "Los Tudor" o "Isabel".

Pero estas uniones monárquicas ya empezaban a estar desfasadas en 1941, y mucho más cuando llegó la paz a Europa y nació la actual Unión Europea. Y por cierto, no sabemos cómo se hubiera comportado Pilar Primo De Rivera, que finalmente nunca se casó y murió soltera en 1991.

Anuncios

Como entonces a la mujer se exigía unas costumbres y actitudes ultratradicionalistas, conociendo lo que se exige a la mujer en países como Arabia Saudí ya nos hacemos una idea. Eso sí, Pilar rechazó casarse con Adolf porque no se veía a la altura de "aquella misión", según ella misma dijo. Señorita, que aquello era una propuesta de matrimonio, no una misión de la Mata Hari.