Ha elegido la ternura, Papa Francisco, como símbolo de la misa celebrada en la noche de Navidad en la Basílica de San Pedro. Antes que en otros años, el pontífice ha hecho su entrada en procesión, poco después de las 21:00: en la iglesia lo esperaban casi 5.000 fieles, afuera miles de personas reunidas frente a las maxi pantallas mientras que las campanas de la basílica sonaban. En la marcha hacia el altar de la Confesión, Papa Bergoglio fue precedido por los Cardenales en orden de precedencia. Un cantor ha cantado la Kalenda, el canto gregoriano tradicional que anuncia la Navidad. El Papa, por lo tanto, ha puesto el incienso sobre un niño llevado por dos niños, uno libanés y uno sirio.

Anuncios
Anuncios

Durante su homilía, Bergoglio ha subrayado la importancia de la ternura en un mundo marcado por "las violencias, las guerras, el odio y la opresión." "¿Tenemos el coraje de aceptar con ternura las situaciones difíciles y los problemas de las personas que nos rodean?", ha preguntado el pontífice, "o ¿preferimos las soluciones impersonales, tal vez eficientes, pero sin el calor del Evangelio? Hoy en día el mundo tiene mucha necesidad de ternura". "La vida tiene que ser enfrentada con bondad, con mansedumbre", ha todavía agregado el Papa, 'es el signo de la humildad de Dios llevada al extremo; es el amor con el que, esa noche, él ha asumido nuestra fragilidad, nuestro sufrimiento, nuestros miedos, nuestros deseos y nuestros límites".

En la liturgia del 24 de diciembre, en la que ha sonado también el "Et incarnatus est" de la misa en do menor de Mozart, el Papa ha explicado que el anuncio de la víspera de Navidad "nos muestra que Dios es el padre y que su paciente la fidelidad es más fuerte que la oscuridad y la corrupción".

Anuncios

Un Dios, en definitiva, ha dicho #Papa Francisco", que nos mira con los ojos llenos de afecto, que acepta nuestra miseria, enamorado de nuestra pequeñez." Y la "gran luz" del nacimiento de Jesús, ha continuado a decir, "la vio la gente simple." Por el contrario, "no lo vieron los arrogantes, los soberbios, los que establecen las leyes de acuerdo a sus propios criterios personales, los que toman actitudes de cierre." #Iglesia católica #Vaticano