Después de una neumonía muy debilitante muere el hombre que, con sus 450 kg, fue considerado por muchas personas como la persona más gorda del mundo. El hecho: muere el hombre más gordo del mundo, el inglés Keith Martin, de 44 años, que vivía en Londres, en el norte de la ciudad, que ya en el pasado subió a los honores de las crónicas siempre por su enorme cuerpo, que ya le había creado muchos problemas y que había suscitado la curiosidad de todo el mundo. De hecho, al hombre le fueron realizados hace mucho tiempo muchos servicios, entrevistas e investigaciones en relación con los problemas derivados de su estado de salud y de su dificultad para caminar y para salir de casa.

Anuncios
Anuncios

Por su considerable peso, durante mucho tiempo, Martin quedó atrapado en su propia casa, teniendo grandes dificultades para salir de casa y para caminar, dificultades que hace un año habían llevado al hombre a decidir cambiar completamente su estilo de vida y, por tanto, a someterse a una operación de desvío gástrico con el fin de perder gran parte de su excesivo peso. Los primeros efectos empezaban ya a verse cuando, desafortunadamente, su físico debilitado cayó en una mala neumonía que, desgraciadamente, lo llevó a la muerte.

El hombre, de hecho, después de la operación para reducir el estómago había perdido más de 100 libras y había empezado a caminar y a tener una vida más "normal", pero desafortunadamente el esfuerzo no fue suficiente para salvar su vida.

Anuncios

La muerte del hombre reabre la polémica empezada por los médicos contra la comida chatarra, que según ellos es a menudo la principal responsable de la #Obesidad en los niveles patológicos que más a menudo, desafortunadamente, afectan en Occidente a una grande parte de la población y que si no se hace nada, dicen los médicos, aumentará cada vez más.

El temor de los médicos es que continuando de esta manera, en el futuro la gente de más de 200 kg podría aumentar muchísimo, con los problemas que esta situación podría crear para los sistemas nacionales de salud, que ya tienen sus propios problemas, y en tales circunstancias estarían en una situación real de emergencia.