El parlamento griego consumó lo que estaba previsto. Tercera votación fallida para intentar nombrar presidente, consecuencia, elecciones anticipadas el próximo 25 de Enero. Muy probable ganador de esas elecciones, según todas las encuestas, Syriza, partido de izquierda radical compañero de grupo en el parlamento europeo y más que amigos de #Podemos.

Cuando Podemos programó en España la gran manifestación que tienen prevista para el próximo 31 de enero, como pública demostración de fuerza, seguramente tenían ya previsto que esa gran manifestación se celebraría pocos días después de que sus colegas griegos consigan el triunfo electoral.

Anuncios
Anuncios

Pablo Iglesias lo tiene claro, lo ha dicho reiteradas veces y vídeos circulan por Internet que lo demuestran: los mayores problemas que afectan a España, como a Grecia y a los países del Sur de Europa en general, son los mismos. Por tanto, la solución solo puede ser conjunta: una revolución democrática para todo el Sur de Europa.

La política de austeridad y recortes impuesta por la Comisión Europea, junto con el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (lo conocido como la Troika), tiene arruinados a los países "pobres" del Sur de Europa, en defensa y a mayor gloria de la economía de los países ricos del Norte, principalmente la "mandamás" Alemania, principal acreedora y beneficiaria de la política económica de la #Unión Europea. Los ciudadanos del Sur, sumidos en la miseria, viven en la permanente indignación y desencanto.

Anuncios

Los millones de euros recibidos en los rescates que ha habido que hacer a Grecia no han servido para sacar al país de seis años seguidos ya de recesión. Los griegos de hoy son un 40% más pobres que en 2008. Los partidos tradicionales, tanto de centro-derecha como de centro-izquierda, apenas han podido aguantar una gran coalición que ni siquiera ha podido elegir un presidente, atrapados entre los extremos, de la izquierda de Syriza, por un lado, y los fascistas de Amanecer Dorado por otro.

Las propuestas de Syriza son, como todas, discutibles, y seguro que arreciarán las críticas contra ellas en los próximos días, pero el panorama griego no puede ser más desolador: un millón y medio de parados (25%) y más de tres millones de pobres en una población diez son un paisaje de destrucción nacional. Alexis Tsripras, líder de Syriza, está convencido también de liderar la reconversión del desencanto y la indignación de los griegos en el primer paso de la revolución democrática que necesita el Sur de Europa contra las políticas austericidas.

Anuncios

Podemos se prepara para acompañar desde España esa revolución y dar los siguientes y definitivos pasos.

Ahora el nerviosismo se ha instalado en los gobernantes europeos, particularmente los alemanes, y también en los poderes financiero. Ciertamente los griegos solos, ni con Syriza ni sin Syriza, tienen muy problemático plantar cara a su acreedores, quienes aún tienen el mango de la sartén de sus subsistencia económica. Si después de Grecia viene España, el problema para los poderosos ya será importante. Grecia es un país pequeño, España ya no, nuestra economía ya pesa en en conjunto de la Unión y puede desestabilizarla de forma importante.

La demostración de fuerza prevista por Podemos para el 31 de Enero, si Syriza ha ganado en Grecia, puede ser una baza para la negociación de los griegos. Los poderes económicos mundiales van a estar muy pendientes de lo que pase el próximo año en Grecia y en España. El ejemplo podría ser imitado por italianos.