Nunca podrá salir en un tren Eurostar para el resto de su vida. Todo esto porque se quejó por el costo de una bolsita de té. Es una historia muy extraña la que viene del Reino Unido. Es el Daily Mail el que cuenta la desgracia del señor Daniel Confino, un experto financiero que tuvo un papel fundamental en la salvación del proyecto Eurotúnel del naufragio en los años noventa. Esta extraña historia comienza el 6 de septiembre pasado.

El hombre de 56 años, padre de cuatro hijos, está volviendo a casa, a St. Pancras, después de una conferencia en París. Junto con un colega decide de tomar un té caliente. Entonces, los dos hombres van en la sala de relajación del Eurostar y ordenan dos tazas de té de £ 2.20 cada uno, sin embargo piden una otra bolsita de té para tener una taza más fuerte y por esta razón les piden otros £ 2.20.

Anuncios
Anuncios

Pero, el señor rechaza de pagar, porque dice que la otra bolsita de té debería ser gratis. Pero el personal del Eurostar es inflexible. Así surge una discusión, después de la que Confino deja las dos tazas de té en el mostrador (incluyendo la tercera bolsita) y se aleja insultando a los camareros.

El viaje continúa tranquilamente hasta Ebbsfleet, Kent, donde el tren hace una parada no programada. La policía sube en el tren, va hacia Confino y le acompaña hasta la salida. El equipo dijo, de hecho, que se sintió amenazado por el pasajero que "ha intentado de robar una bolsita de té." Pero la historia no termina aquí. Unos días más tarde Daniel Confino se encuentra en su casa y estaba revisando el correo, cuando vio que había un correo del Eurostar que decía: "Usted es expulsado de nuestros trenes," a menos que se demuestre "cortés y educado" y no amenace más personal.

Anuncios

Cortino ha definido esta prohibición como "ridícula, repugnante y draconiana". El hombre ha decidido de dirigirse al Tribunal Supremo afirmando haber sufrido un trato degradante que le ha causado malestar y ansiedad. "Me chantajean para obtener mis disculpas, son de matones, abusan de su poder y usan la fuerza para hacerme abandonar mi posición. Y a pesar de todo esto ni siquiera han cambiado su política sobre el té", ha concluido el señor.