Jean-Claude Juncker cree que la Unión Europea tiene demasiadas normas o al menos eso dio a entender ayer ante la Eurocámara, en Estrasburgo, cuando su nueva Comisión Europea presento el programa a seguir para el nuevo año 2015. Expuso tres ideas: inversión para crear empleo, unión energética para independizarse de Rusia y menos normas en Bruselas para crear una UE que se centre en lo realmente importante ya que tal y como el propio Juncker expresó: "no hace falta que la #Unión Europea regule todos los problemas de Europa".

Estas declaraciones dejan ver una clara aproximación ideológica del nuevo equipo con el poder Ejecutivo de la Unión.

Anuncios
Anuncios

La comisión ya ha verificado la retirada de 80 normativas en lo que parece una concesión a los países que piensan que Bruselas había ido demasiado lejos y debe deshacer gran parte del proceso realizado en materia de regulación, dirigiendo a estos países un "vamos a llevarnos bien" con la intención de apaciguar y unir todo lo posible a la Europa que la crisis parece disgregar.

Las presiones de los grupos de interés y el malestar de la Eurocámara han frenado en parte el programa inicial de Juncker en algunos puntos: Bruselas no retirará la directiva sobre calidad del aire y residuos e impone un tiempo de 6 meses para conseguir el acuerdo sobre el proyecto de regulación de las bajas por maternidad. Y aunque el nuevo plan general sigue prácticamente intacto no se descarta que se sigan perfilando y desechando normativas a lo largo de su legislatura, parece ser que la Comisión Europea no quiere meterse en camisa de once varas y pretende delimitar con líneas claras hasta dónde puede llegar el poder Ejecutivo de la UE.

Anuncios

Un punto determinante en este proyecto es la desvinculación energética con Rusia, ya que las últimas relaciones mantenidas con Moscú tras la crisis de Ucrania no han llegado más allá de las sanciones y bloqueos a sus grandes empresas. Tras la caída en barrena del rublo el Banco Central Ruso subió los tipos de interés un 17,5%, y cabe esperar que Bruselas suelte la mano de Washington y no siga sancionando y bloqueando a Rusia, como pretende EEUU, ya que como expresan fuentes europeas: "el petróleo está imponiendo ya suficiente castigo como para imponer medidas más duras".

Están surgiendo grandes cambios en cuanto a la política en la UE, las consecuencias aún no las conseguimos vislumbrar, sin embargo es cuanto menos interesante y confiamos que acertado, todo este proceso que pienso nos llevará a una nueva política europea que podría mejorar el estado actual de la Unión.