España es un país de contrastes, tanto geográficamente como a nivel humano. Decimos a veces que la clase política está llena de ladrones, y aunque estos solo son un pequeño porcentaje, empañan la misma marca España que se supone que promueven. Sin embargo, la ciudadanía, el pueblo, la gran mayoría de ciudadanos no se cansa de dar lecciones, de todo tipo.

En esta ocasión se hace referencia a la reciente campaña de recogida de alimentos que ha sido promovida por el banco de alimentos, que ha conseguido recoger, gracias a la solidaridad ciudadana, veintiún millones de kilos durante el fin de semana. Los alimentos recolectados, junto a otros frescos que se recogen en mercados, industrias alimentarias y grandes superficies darán un aliento a gran parte de la ciudadanía, y es que este dato, aunque como cifra suena impactante, es más que eso.

Anuncios
Anuncios

Esos millones de kilos garantizarán, afortunadamente, que más de un millón y medio de personas no pasarán hambre en los próximos seis meses.

Los productos recogidos son en su totalidad no perecedores y su número ha aumentado en el cincuenta por ciento respecto a la anterior campaña, según ha indicado Nicolás Palacios, el presidente de la Federación Española de Bancos de Alimentos. Este aumento responde probablemente a la mayor concienciación de la sociedad respecto a este problema y es que, si bien es cierto que España y los españoles tienen defectos como sociedad, es también cierto que la solidaridad siempre ha sido uno de los puntos fuertes como sociedad. Una buena muestra de ello es la labor de 106.000 voluntarios y las 10.000 tiendas que se establecieron como punto de recogida para mostrar su granito de arena y realizar un beneficio a la sociedad de manera absolutamente altruista.

Anuncios

Así, dentro de estos datos desalentadores y aunque el número de personas que necesitan ser atendidas ha crecido desafortunadamente, también es cierto que a un ritmo menor que años anteriores, esperando que este se vaya reduciendo cuanto antes mejor. Sea como fuere, es digno de admirar el trabajo que realizan asociaciones sin ánimo de lucro como el banco de alimentos que hacen que podamos creer que una sociedad mejor, es posible.