El 15 de diciembre por la noche, el Banco Central de la Federación Rusa (BCFR) elevó marcadamente su tasa de interés clave de un 10,5 % a un 17 % anuales. "Esta decisión fue impulsada por la necesidad de limitar los riesgos de devaluación e inflación que aumentaron significativamente en los últimos tiempos", - dice la comunicación del Banco, publicada en su sitio web oficial el día 16. Desde el comienzo de 2014 el BCFR ya elevó su tasa de interés seis veces. Y la última subida se realizó hace solo 4 días.

Muchos expertos se mostraron escépticos con esta decisión nocturna del banco regulador de Rusia. En particular, los analistas estadounidenses lo consideraron un acto de desesperación que solo puede fortalecer el pánico en el mercado financiero ruso. El columnista de "Forbes", Paul Gregory, cree que un fuerte aumento del tipo de interés no conducirá a la estabilización deseada del rublo y, obviamente, demuestra la incompetencia de la gestión del Banco Central, dado que con esa decisión ponen en evidencia que la economía rusa se está derrumbando. Hasta ahora todos los esfuerzos para estabilizar el mercado interno de divisas no han dado ningún resultado importante. La tasa de cambio del rublo desde el pasado jueves siguió disminuyendo, y el 15 de diciembre, el "lunes negro", la moneda rusa se derrumbó respecto al dolar en un 10% en un sólo día.

El ex ministro de Finanzas ruso, Alexei Kudrin, en general, considera la decisión del BCFR forzada pero correcta. Sin embargo, en su opinión, el principal problema ahora es que el mercado no confía en las autoridades y el aumento de la confianza de los inversores tiene que ser la tarea prioritaria del Gobierno. El ex viceprimer ministro de Rusia, Boris Nemtsov, está más contundente: "La subida de la noche pasada es la respuesta al "lunes negro" y el colapso del rublo. La razón de ese colapso es clara: el Banco puso en marcha la imprenta y ha pasado a "Rosneft" (la primera petrolera rusa) los 625 millones de rublos recién impresos. El dinero de inmediato se encontró en el mercado de divisas y la tasa se hundió. 17% de interés es el cese del crédito a largo plazo, la crisis económica y la caída del PIB, es el resultado de la política exterior temeraria que llevó a las sanciones", - dijo Nemtsov en su Facebook. "Mi próximo post será sobre el default que nos espera", - añadió.

Aun más crítico se mostró el analítico financiero de "Diamond Age Capital Advisors" Slava Rabinovich. Según él, el rublo en Rusia podría colapsar debido al lavado de dinero en una escala gigantesca. "Creo que "Rosneft", el BCFR, el Gobierno, una serie de bancos de propiedad estatal, sus líderes, varios funcionarios pertinentes y así sucesivamente, han cometido unos delitos financieros de proporciones astronómicas en los últimos días. Y es muy probable que unos bancos internacionales hayan sido partícipes. Es muy probable que se realizase una emisión de rublos gigante, oculta y contra las leyes federales. Y si el dinero ha sido sacado vía Forex al extranjero, podemos hablar de un lavado de dinero sin precedentes, que es un delito fiscal de escala internacional,"- dijo Rabinovich.

Como predijeron los expertos, la subida inesperadamente abrupta de la tasa de interés del BCFR no ha sido capaz de estabilizar el mercado de divisas. En la apertura de la bolsa del martes, el dólar y el euro cayeron bastante frente al rublo, pero después de un corto tiempo nuevamente reanudaron su crecimiento. A mediodía la divisa norteamericana se fortaleció a nivel de 80 rublos y la europea al nivel de 100, que es un nuevo récord histórico. El rublo perdió un 50% de su valor y se convirtió en la divisa más débil del mundo.