"Hay muchas lágrimas en esta Navidad, junto con las lágrimas del Niño Jesús ". Son las palabras pronunciadas por #Papa Francisco durante la bendición "Urbi et Orbi" desde el balcón de la Basílica de San Pedro en Roma. Haciendo sus mejores deseos a todos los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa ha recordado las muchas guerras en curso y las muchas víctimas inocentes de los conflictos y de las enfermedades: desde el Medio Oriente a la Tierra Santa, desde el Pakistán a la Ucrania, hasta África.

"Niño Jesús, mi pensamiento se dirige hoy a todos los niños asesinados y maltratados, tanto a los matados antes de ver la luz, privados del amor de sus padres; tanto a los niños desplazados por las guerras y las persecuciones, abusados y explotados bajo nuestros ojos y nuestro silencio cómplice; y a los niños masacrados en el bombardeo, incluso donde nació el hijo de Dios.

Anuncios
Anuncios

Incluso hoy en día, su silencio impotente grita bajo la espada de muchos Herodes", ha dicho Bergoglio.

"A Jesús pido de mirar nuestros hermanos y hermanas en Irak y en Siria que han sufrido mucho los efectos del conflicto en curso y sufren una persecución brutal", ha continuado Papa Francisco. Además añadió que "la Navidad traerá esperanza, como a los muchos desplazados, refugiados, niños, adultos y ancianos, de la región y del mundo entero". Luego, Bergoglio ha hablado de la Tierra Santa. "Que el Señor abra nuestros corazones a la confianza y dar la paz al Oriente Medio, empezando de la tierra bendita de su nacimiento, mediante el apoyo de los esfuerzos de los que se comprometen por el diálogo entre israelíes y palestinos", dijo prosiguiendo con el discurso.

Durante la bendición el Papa no se ha olvidado "las personas que sufren en Ucrania" y ha pedido a Jesús "consolar las familias de los niños muertos en Pakistán".

Anuncios

El Pontífice ha recordado entonces lo que está sucediendo en África. "Pienso, en particular, a la Libia, al Sudán del Sur, a la República Centroafricana y las diversas regiones de la República Democrática del Congo; y pido a todos los líderes políticos a comprometerse a través del diálogo a superar los contrastes y a construir una convivencia fraterna duradera". Finalmente Bergoglio ha recordado todas las personas que "sufren por las enfermedades, en particular las víctimas de la epidemia de Ebola, sobre todo en Liberia, Sierra Leona y Guinea" y ha agradecido "los que están trabajando valientemente para ayudar a los enfermos y sus familias". #Iglesia católica #Vaticano