Ocho personas fueron detenidas, ayer por la madrugada, en una redada realizada entre Barcelona, Ceuta y Melilla y la ciudad marroquí de Castillejos. Estas noticias provienen de las fuentes del Ministerio del Interior español. Se trata de nueva operación contra una célula de reclutamiento de yihadistas entre España y Marruecos. Dos de las mujeres detenidas en Barcelona y Ceuta estaban a punto de unirse al ejército del Isis en Siria e en Irak, según algunas fuentes antiterroristas. Los presuntos reclutadores, dos mujeres y un hombre, fueron detenidos en Melilla, el enclave español en el norte de África; mientras que los líderes de la célula fueron bloqueados por las fuerzas de seguridad marroquíes en Castillejos.

Anuncios
Anuncios

Según los analistas los combatientes extranjeros que se unen en Siria e Irak en las filas de Isis son más de veinte mil. Y muchos de ellos son mujeres, con al menos un centenar de la Francia. La operación contra la célula yihadista que reclutaba mujeres para el Estado Islámico fue coordinada por el tribunal superior de la Audiencia Nacional en Madrid y llevada a cabo por la Comisaría General de Información de la policía española con el apoyo de la Dirección General de vigilancia del territorio marroquí, que están llevando a cabo registros domiciliarios en la casa de los detenidos.

El Ministerio del Interior en un comunicado afirma: "Todos están acusados de hacer parte de una red de captación, reclutamiento y envío de mujeres al frente sirio-iraquí de la organización terrorista Daesh".

Anuncios

El 3 de agosto pasado, dos mujeres, de edades comprendidas entre 19 y 14 años, fueron bloqueadas en la frontera de Beni Enzar, Melilla, mientras que estaban yendo a las zonas de conflicto para unirse a los combatientes del Jihad, reclutadas por Al Qaeda.

Las mujeres, según los expertos antiterroristas, están destinadas a casarse y a tener hijos con soldados yihadistas, pero en ninguno de los casos, al menos entre los que se saben hasta el momento, a luchar armadas en las zonas de conflicto. #Terrorismo