No es un caso aislado la de esta pareja joven de Tavernes Blanques, una pequeña localidad de la capital de la provincia valenciana. Hay miles de casos en toda España que están viviendo la misma o parecida situación de desamparo por culpa de no encontrar #Trabajo y la imposibilidad de hacer frente a las múltiples deudas que tienen. Pero el caso de esta pareja se hace más dramático ya que tienen dos hijas de 2 y 4 años respectivamente y no tienen tan siquiera para pagar el alquiler que les cuesta 350 €. Ante esta situación, el Ayuntamiento, no sabemos si para desentenderse del caso o porque no es su competencia, les remitió a la Generalitat. La respuesta de esta institución, no podría ser más desoladora: no se puede hacer nada con los tres pisos que hay cerrados, sin habitar y de ámbito social.

Anuncios
Anuncios

El caso de esta pareja no es aislado en la Comunidad Valenciana, y lamentablemente en el resto de España. Son miles de personas, tal y como se dijo antes, las que pierden su vivienda por el mismo caso. Pero, lo lamentable del caso es que siguen habiendo muchísimas viviendas vacías sin darles uso alguno. Para más inri la Generalitat, haciéndose conocedora de esta situación, alega que es inviable poder ofertar estas viviendas por el mal estado en el que se encuentran y la imposibilidad de asumir los costes de reparación para que pueda ser habitable. Todo un despropósito en un Estado de bienestar social, como el nuestro.

Existe un Programa Extraordinario de Alquiler Social en la Generalitat que preveía poner a disposición de las personas sin recursos unas 600 viviendas.

Anuncios

En la actualidad se han entregado 348, subiendo el coste de la rehabilitación de los inmuebles en 255.00 euros. Hay otra partida aprobada para el próximo curso, esperando con ello entregar unas 66 viviendas más por lo menos.

Todas estas situaciones que estamos lamentablemente contemplando diariamente y que casi estamos inmunizados de tanto que ha sido publicitado por los medios de comunicación, nos deberían hacer establecer un claro criterio sobre el destino del dinero público. No es posible, a mi corto entender, que se sigan invirtiendo millones de euros en parcelas de poca relevancia para las necesidades ciudadanas y que, un bien de primera necesidad, como es la vivienda, no solo amparado por nuestra Constitución, sino reconocido como elemento básico para el desarrollo de las personas y, por ende, de los pueblos, siga estando tan ninguneado y manipulado por intereses bancarios que no dejan vivir dignamente al receptor fundamental de una sociedad, que es la persona.

¿Qué hacer al respecto? La solución no debería ser tan complicada y, máxime cuando por en medio hay menores indefensos, cuyos derechos deben ser, a toda costa, protegidos y amparados por las leyes.

Anuncios

Pero, claro, bien sabemos que "la pasta es la pasta" y que parece que quien nos tendría que proteger de una situación de pobreza como esta, no hace más que llenarse los bolsillos del dinero ajeno sin poner ninguna solución al respecto. Voy comprendiendo cómo un verdadero régimen democrático no empieza por los gobernantes, sino por el pueblo. Y si no empieza por él, con él y para él, se convierte en una palabra malsonante y casi repudiable, ya que se profana el más sagrado de los derechos: el derecho a vivir con dignidad. ¡Que aproveche! #Desahucios