Parece que a los políticos corruptos les está llegando su hora y es que la carrera vertiginosa de más de uno ha llegado a su fin. Eso es lo que le está pasando a uno de los más grandes políticos de Portugal en la última década, este carismático ex primer ministro, José Sócrates, que está viviendo horas amargas, éste ya es su segundo día de interrogatorios, además del registro de su vivienda de la que fue testigo.

Junto a él están detenidas otras cuatro personas, vinculadas con este caso que según la fiscalía se le acusa de fraude fiscal, blanqueo de capitales y corrupción. Su abogado Joäo Araújo mantiene un total hermetismo y no adelantó nada sobre la situación de su cliente a la entrada del Tribunal Central de Instrucción Criminal.

Anuncios
Anuncios

El político ha pasado su segunda noche en las dependencias de la Policía de Seguridad Pública (PSP), a las que llegó anoche después de cinco horas de interrogatorio en el Campus de la Justicia de Lisboa.

Con él están el empresario Carlos Santos Silva, el abogado Gonçalo Trinidade Ferreira y Joäo Pema chofer del ex primer ministro, todos tenían relación directa con Sócrates. Según ha adelantado la Fiscalía General de la República, se está investigando por las sospechas levantadas a raíz de unos movimientos de transferencias por grandes cantidades de dinero en su cuenta y en la de su madre. "operaciones bancarias, movimientos y transferencias de dinero sin justificación conocida y legalmente admisible".

Después de dejar la política en 2011, José Sócrates se instaló en París, para realizar estudios de filosofía, sin ejercer trabajo alguno.

Anuncios

El tren de vida que llevaba y la compra de un piso en una de las zonas más exclusivas de París por un coste de 3 millones de euros, fue lo que hizo que la prensa de su país le llamara la atención y comenzaron las publicaciones y al mismo tiempo las investigaciones por parte de la fiscalía.

El Gobierno no se ha pronunciado directamente por este caso, aunque Pedro Passos Colhelo, primer ministro de Portugal ha dicho, sin aludir directamente al líder del partido socialista detenido, que "no todos somos iguales".