En nuestro país, la justicia actúa, pero según para quién. Aquí, hurtar una lata de sardinas puede salirte muy caro, pero si lo que haces es defraudar al Ministerio de Hacienda grandes cantidades de dinero, no te preocupes, sólo necesitas unos guantes de algodón blanco. Si tu sangre es azul, mejor que mejor.

El Caso Nóos eclosionó a partir del Caso Palma Arena al ser acusados los directivos del Instituto Nóos, Iñaki Urdangarín, duque de Palma y su ex socio Diego Torres; lleva abierto, se dice pronto, desde el año 2010. Los delitos derivados del presunto caso de #Corrupción son malversación de fondos, fraude fiscal, blanqueo de capitales y un largo etcétera.

Anuncios
Anuncios

Todo ello realizado a partir de la fundación “sin ánimo de lucro” que ambos dirigían, Nóos, y toda una red de empresas asociadas a ella.

Es curioso, la clase de matrimonios que tiene la aristocracia, en los cuales, nadie sabe nada sobre las actividades de su pareja. Parece una tomadura de pelo la afirmación de la Infanta, en la que aseguraba que desconocía completamente las actividades fraudulentas de su consorte, Iñaki Urdangarín. Pero, pasados ya más de tres años desde la apertura del caso, la Infanta Cristina fue imputada por fraude el pasado viernes 7 de noviembre, aunque no por blanqueo.

La asociación popular, Manos Limpias, fundada en representación de los trabajadores del sector público, pide ocho años de cárcel para la duquesa de Palma, alegando que su colaboración fue necesaria en el Caso Nóos.

Anuncios

La fundación explica que su papel fue determinante para que el duque de Palma defraudara una suma que asciende a los 337.138 euros entre los años 2007 y 2008. La fundación justifica esta petición en que la hermana del rey Felipe VI pudo haber interpuesto una sociedad, Aizoon, para ocultar la verdadera identidad de los tributarios. Aizoon, estaría destinada a desviar los fondos del Instituto Nóos, hasta 5,9 millones de euros desde distintas Administraciones.

El supremo dictó en 2007 que no se puede abrir un juicio oral solo a instancias de la acusación popular, la llamada Doctrina Botín. Por tanto, la acusación de Manos Limpias, caerá en saco roto si no se produce también mediante el fiscal o mientras no haya una acusación particular. Manos Limpias se convierte en la única acusación que solicitará pena de prisión. El Juez Castro decidirá tras esta acusación, si coloca a la duquesa en el banquillo de los acusados, entre los quince ya citados, o si decide archivar su caso.

Recordemos ahora el famoso caso de los detenidos tras las manifestaciones populares del 15 de mayo de 2011, por elegir alguna causa, en la que fueron detenidas finalmente 14 personas, para las que se solicita en total 74 años de cárcel, por participar en diferentes disturbios.

Anuncios

A partir de aquí podemos sacar bastantes conclusiones. Parece que si tu sangre es roja, puede caer sobre ti todo el peso de la ley.

El hecho, de que tenga que ser un organismo popular el único que solicita una pena de cárcel resulta cuanto menos curioso. El Ministerio Público pide al matrimonio, únicamente, una fianza de 500.000 euros. Es evidente que el color de la sangre influye en el trato que los ciudadanos reciben de la justicia. #Casa Real