El ex Presidente francés, en su ansia por volver al poder y con su habitual estilo excesivo, ha tomado parte en el debate que la derecha ha abierto desde hace meses: la oposición a la Ley Taubira, como es conocida la Ley del Matrimonio Homosexual en Francia o Mariage pour tous (Matrimonio para todos), que se ha convertido en decenas de manifestaciones multitudinarias, con el apoyo del grupo La Manif pour tous (La Mani para todos) y liderada la mayoría de las veces por una peculiar humorista que se hace llamar Frigide Barjot, con una no menos peculiar biografía.

La actitud ante la Ley Taubira (por la Ministra socialista Christine Taubira, que la promulgó y se aprobó gracias a los votos de la izquierda en l'Asamblée Nationale) no ha sido unánime, ya que hay parte de la derecha francesa que es partidaria de dejar la Ley como está, o cambiar algunos artículos.

Anuncios
Anuncios

El resto, derogarla sin más.

El Front National es el más decidido partidario de su derogación, aunque Marine Le Pen, en su famosa entrevista televisiva con Ana Pastor en "El Objetivo", parecía contradecirse en cómo hacerlo: "Nosotros estamos en contra del Matrimonio gay por que el Matrimonio sólo puede ser entre un hombre y una mujer, pero no podemos dejar solos a los gays que se hayan casado, ni anular sus matrimonios, por que sería crear ciudadanos de primera y de segunda categoría", como si buscara también el voto gay.

Las manifestaciones de La Manif Pour Tous han tenido de todo, con gente comportándose civilizadamente y otra todo lo contrario, incluso con algunas agresiones y amenazas de muerte, lo que ha motivado a los patrocinadores a negarse a ir a alguna de ellas e insistir que ellos no están de acuerdo con aquellas afirmaciones que rozaban lo criminal.

Anuncios

Recordemos que estas manifestaciones han reunido tanto a católicos tradicionales como a musulmanes, ambos contrarios a lo que se salga de los valores tradicionales. Pero alguien llegó a calificarlas de "Primavera francesa", como si fuera la Primavera de Praga, o han caído en absurdas comparaciones del Matrimonio gay con la zoofilia y la pederastia, algo que también hacen los heterosexuales.

Pero en Francia se comenta desde hace días si "Sarko" ha estado afortunado o no con su teoría de qué hacer con la Ley Taubira. Al estilo salomónico, propone quitarla y poner en su lugar una Ley para Matrimonios homosexuales y otra para los heterosexuales, lo cual no ha gustado ni a la derecha ni a la izquierda. El PSF lo califica de "Una nueva forma de segregación" y la propia derecha de la UMP, donde milita Sarkozy, lo ven como electoralismo. De esto último, cabe recordar que hay varios políticos de su partido que ya calientan motores para ser candidatos a Presidente, y la "resurrección" política de Sarkozy les asusta, y por ello les preocupa, sobre todo a los candidatos que quieren derogar la Ley, y por la tradicional lucha fratricida en la Política francesa.

Anuncios

Si Sarkozy rompió su silencio de dos años para volver a ser Presidente, es en parte por sus escándalos de corrupción y otro por la grave crisis que padece Francia, pero cada intento suyo parece que no tiene el éxito que esperaba. Por otro lado, la mayoría de franceses, aunque no holgadamente, según las encuestas apoyan la Ley, y no faltan quienes digan que son tolerantes, o que tienen amistades homosexuales, incluso entre quienes quieren derogarla, para no aparecer como homófobos, algo que saben que les puede estigmatizar, como al que justificase el Holocausto. #Unión Europea