El 'pequeño más grande de España' sale de su escondrijo para contar todos los secretos y entresijos de una trama que mantiene ojipláticos a sus fans (y no tan fans) de toda España y parte del extranjero. Después de pasar los últimos 38 días en 'un búnker' en el más absoluto anonimato, Francisco Nicolás salta a escena para contar al mundo mundial su historia. Real o imaginaria, lo cierto es que el 'pequeñín de España' va a seguir dando mucho de que hablar.

El madrileño está acusado de falsedad, estafa y usurpación de identidad a decenas de personalidades a las que prometía suculentos negocios con el Gobierno, el Centro Nacional de Inteligencia y la Administración.

Anuncios
Anuncios

Y todo esto con menos de 20 años...

Sin pelos en la lengua

Sábado 22 de noviembre. El diario El Mundo abría portada por todo lo alto: "Entrevista en Exclusiva a Francisco Nicolás: 'Yo colaboraba con el CNI, Moncloa y Zarzuela'". Así rezaba el titular, con la primera imagen del susodicho después de su cuarentena. Con un look a lo... 'hipster style', Francisco Nicolás mandaba un mensaje al mundo: "No me llamo Nicolás, ni Frankie, ni Francisco". Simplemente Fran a secas. 

Este mismo sábado, 'Un tiempo nuevo' (Telecinco) disfrutaba de un subidón de audiencia (21.1%), gracias a la segunda aparición pública de Nicolás. Mariló Montero, también invitada al programa, no quiso perderse esta histórica oportunidad y se hizo un selfie con El pequeño Nicolás que es... ¡Quien mola más!, debió pensar la polémica presentadora.

Anuncios



De nuevo, hoy El Mundo vuelve al juego con su segunda entrevista para este diario. Esta vez habla de temas más personales de la vida de Felipe IV y de altos cargos políticos. Y confiesa que celebró su cumpleaños "en el ático de Ignacio González". Ahí es nada...

Erre que erre...

Francisco Nicolás Gómez Iglesias sigue en sus trece. Jura y perjura que colaboró "con el Centro Nacional de Inteligencia, con Presidencia y con la Casa Real" por el bien de España. En las intensas entrevistas que por el momento ha concedido, asegura que tiene relación con el Gobierno, con la Infanta Cristina, con el CNI, que ha recibido llamadas personales del Rey Juan Carlos y le invitaron a la proclamación de Felipe VI. Y no solo eso. Francisco Nicolás jura y perjura que que le encargaron solucionar el problema que tiene España con Cataluña, Eurovegas o, incluso, encargarse de asuntos de Estado como el caso Urdangarín. 

Confiesa que aún no entiende el motivo de su detención, pero que sus 72 horas en la cárcel fueron "una tortura psicológica".  Pero eso sí, tiene claro que "no me van a callar" porque tiene "pruebas sensibles" que podrían afectar al Estado. Parece que el huracán Nicolás no hizo nada más que empezar...