El pleno del #Congreso de los Diputados aprobó ayer una proposición no de ley que insta al Gobierno a reconocer a Palestina como Estado, reafirmando la convicción de que la "única solución posible" para el conflicto es la coexistencia de dos Estados, Israel y Palestina. El Congreso se expresó con unanimidad, emitiendo 319 votos a favor, 2 en contra (del PP) y una abstención (también de los Populares).

Esta votación, a pesar de no ser vinculante, tiene una gran significación política. Por tal motivo, el pleno de ayer contó con la asistencia de embajadores de países árabes y del representante la Autoridad Palestina, Musa Amer Odeh, todos en calidad de invitados.

Anuncios
Anuncios

Por su banda, la embajada israelí ha alertado de los riesgos que conlleva un pronunciamiento como este.

José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores, confía en que este acto sirva para "desatascar un proceso de negociación que lleva muchos años atascado". Además, Margallo se ha comprometido a que España impulse desde el Consejo de Seguridad de la ONU "un diálogo para la paz, seguridad y el desarrollo de una región que lleva sufriendo mucho tiempo".

Un paso más

"Hoy es un día histórico, el Congreso ha escuchado al pueblo español y ha decidido instar al gobierno de Mariano Rajoy a reconocer el Estado Palestino, un paso necesario para acabar con la ocupación de Israel". Así expresaba su emoción el mismo Musa Amer Odeh, quien ve como Palestina cuenta ya con más de 130 países en todo el mundo que reconocen a su pueblo como Estado oficial, entre ellos la mayoría de Sudamérica, África y Asia.

Anuncios

Estados Unidos e Israel son los principales países que niegan la soberanía a Palestina.

Este resultado convierte al Parlamento español en el tercero de Europa que se pronuncia al respecto en las últimas semanas tras las votaciones de las cámaras legislativas de Reino Unido e Irlanda y el reconocimiento oficial de Suecia, primer país de la #Unión Europea en hacerlo. Aun así, en el seno de la UE todavía falta consenso al respecto y un cambio de postura se antoja, por el momento, complicado.